tendedero

Aprende cómo reparar un tendedero

Termina la lavadora y en el momento de tender la ropa descubrimos que nuestro tendedero no está en condiciones, ¡crisis! Afortunadamente todo tiene solución para que poder colgar tu ropa y que se sequé rápidamente y conservando el buen olor tras ser lavada. Para los diferentes contratiempos que pueden surgir en tu tendedero te ensañamos cómo reparar y corregir cada uno de ellos.

Fundamentalmente nos encontraremos con tres posibles problemas. Una de las cuerdas puede estar demasiado holgada por el paso del tiempo o directamente haberse roto. La polea con la que moverla puedes estar atascada o hacer demasiado ruido de manera que te moleste a ti y a tus vecinos. Por último, el problema puede ser que uno de los soportes está roto y por tanto no tenemos lugar al que sujetar la cuerda. En cualquiera de los casos nos quedamos sin una cuerda que utilizar y por tanto sin espacio para nuestra ropa. Así es cómo puedes reparar todos estos problemas.

Sustituir una cuerda

Si la cuerda no está rota, pero esta desgastada, deshilachada o cuelga demasiado pudiendo molestar a los vecinos ha llegado el momento de cambiarla. Importante, si no tienes acceso a las dos poleas de tu tendedero sujeta ambas partes antes de dar el paso que viene a continuación.

Elegiremos una cuerda con el grosor de la que vamos a sustituir por lo que es buena idea traerla contigo a tu tienda AKÍ para encontrar la medida adecuada. El grosor habitualmente varía entre 5 y 8 milímetros, necesitarás tanta cuerda como dos veces la distancia entre los soportes sumándole un 10% para poder hacer los nudos y solventar errores en las instalaciones.

Estas cuerdas se fabrican en polipropileno por su resistencia a las condiciones meteorológicas, tanto cambios de temperatura como humedad.

Córtala con un cúter o una tijera para colocar la nueva que en el caso de tener que hacerlo desde un extremo tendrás que unir a la vieja momentáneamente con cinta aislante para hacerla pasar por la polea a la que no tienes acceso por la disposición de tu edificio.

Cómo cambiar las poleas del tendedero

  • Igualmente encontrarás poleas para anclar a pared o poleas para anclar a soporte.
  • A la hora de sustituirla, tendrás que usar la polea que se adapte a tu soporte (tendero pared o escuadra).
  • El desmontaje/montaje es sencillo. Retiramos la cuerda, aflojamos la polea, colocamos la nueva polea y volvemos a poner la cuerda.

Para terminar el último caso, soporte en mal estado. Lo habitual es que no hayamos colocado la fijación más correcta.

Recuerda que el tendedero como tal no pesa, pero cuando colgamos las prendas mojadas, el peso se eleva considerablemente y la carga combinada sobre las fijaciones es muy elevada.

Soportes de pared en mal estado

  • La mejor opción para colocar un tendedero es usar fijaciones químicas o taco químico.
  • Comenzaremos retirando las fijaciones antiguas y desmontando el tendedero.
  • Para colocar un taco químico en un tabique de ladrillo, lo primero que debes hacer es una perforación con un taladro del diámetro del tamiz que vayas a utilizar (lo más habitual es un tamiz de 12/14mm).
  • El tamiz será el encargado de repartir de forma proporcionada, la resina química entre los agujeros del ladrillo, cemento, etc, de forma que se reparta la carga y aumente su resistencia.
  • Una vez hayas terminado la perforación, debes retirar todo el polvo, residuos que queden en el interior del agujero para asegurar que la resina adhiere sobre la el ladrillo.
  • Coloca el tamiz llevándolo hasta el fondo de la perforación. Debe quedar enrasado con la pared o el tabique.
  • El cartucho de taco químico tiene en su interior dos componentes separados. Por un lado la resina y por otro el catalizador que permite el fraguado de esa resina.
  • En su interior tiene una hélice que va mezclando los dos componentes.
  • Antes de introducir la resina en la perforación, comprueba sobre un cartón o madera que el color de la resina es uniforme (en la cánula se verán los dos colores blanco y negro, al finalizar la mezcla solo gris).
  • Inyecta la resina en el tamiz. Rellénalo todo hasta que rebose.
  • Introduce la varilla métrica del kit de instalación realizando un movimiento de “atornillador” para que la resina se impregne alrededor de la varilla. Cuando haga tope, deja que fragüe.
  • Continúa con el resto de anclajes.
  • Una vez secos los anclajes, podrás colocar el soporte del tendedero sujetándolo con tuercas y arandelas.
  • Termina colocando la cuerda y dando tensión a la misma.

¡Es tan fácil que no te lo crees!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.