Piscina

Bricolaje con amigos: prepara tu piscina

Se acerca el verano, el buen tiempo y los días de reunirse con familia y amigos en el exterior de tu hogar. Cuando llega el calor, pocos sitios son tan perfectos para estos momentos como una buena piscina. ¿Está la tuya ya preparada? ¿Te van a ayudar tus amigos a ponerla a punto? Trabajando en equipo, todos podréis disfrutar de una forma tan fácil que no te lo crees de un baño refrescante.

Antes de darte el primer baño en tu piscina, hay que realizar una serie de preparativos. Preparar el exterior de tu hogar para el buen tiempo con la piscina y la zona que la rodea en perfectas condiciones es una tarea que se realiza mejor en grupo. Reúne a tus amigos con la promesa de un baño una vez este todo listo y el buen tiempo te traerá todavía mejores momentos.

Limpia, repara y pinta

La piscina debe estar vacía por completo (puede que con el transcurso del tiempo desde el pasado verano se haya acumulado agua si no la había cubierto correctamente) Una vez vacía el primer paso es limpiarla utilizando un cepillo de cerdas duras con agua y jabón. Es muy importante dedicar todo el esfuerzo que haga falta a esta fase ya que de ella dependerá disfrutar del agua cristalina cuando os bañéis. El trabajo en equipo hará que podáis terminar mucho antes de lo que parece.

limpiar piscina

Después, toca reparar todos los posibles desperfectos que haya. Si encontramos grietas o fisuras las abriremos en forma de V para aplicar un producto reparador que asegurará la impermeabilidad de la piscina. Debemos poner una capa de al menos 3 mm. de producto teniendo en cuenta que una vez seco debemos lijarlo para conseguir una superficie regular.

Si tu piscina no es de azulejos, este es el momento de darle una nueva capa de pintura. Comenzad desde el centro, utilizando un rodillo e ir acercándoos a los extremos utilizando un pincel para los lugares menos accesibles y los pequeños detalles. Posiblemente debas aplicar dos capas y tendrás que dejarlas secar un mínimo de 2 días antes de llenar la piscina.

Agua en perfectas condiciones

Una vez has llenado tu piscina de agua y luce impecable tras la limpieza y revisión que has realizado, toca revisar factores que no podemos percibir a simple vista pero son obligatorios para bañarnos de forma segura.

Debemos medir los niveles de cloro y pH y en caso de que no estén dentro de los niveles óptimos actuar en consecuencia. El cloro hace la labor de desinfectante eliminando los microorganismos que se acumulan en el agua. Debes medirlo diariamente y su concentración debe estar entre 0,5 y 1,5 partes por millón (ppm) Si el valor es demasiado bajo deberás utilizar un producto estabilizador ayudándote de pastillas de color con las que saber la cantidad correcta que debes añadir. Si es demasiado alto debes utilizar una depuradora y esperar a que el cloro se filtre (y evapore debido al calor) antes de volver a bañarte.

medidor pH

Con el pH medimos la acidez y alcalinidad del agua. Su valor debe ser aproximadamente 7.2 y debemos medirlo al menos una vez a la semana. Un valor superior al recomendado ataca la capa ácida de la piel mientras que si esta por debajo irrita piel y ojos además corroer los elementos metálicos de la piscina. Si el valor medido con el kit no es el correcto podrás ajustarlo con el uso de un disminuidor o incrementador de pH.

Y con tu piscina a punto solo queda organizar vuestro calendario para disfrutar de la piscina con el buen tiempo. ¡Entre todos todo estará listo en un momento!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.