Jardín zen

Cómo construir un jardín Zen en tu terraza

Un jardín Zen o “jardín seco” es una buena forma de crear un espacio tranquilo y estético, hacer algo creativo en tu zona de exterior y es además una experiencia tan serena y gratificante como lo es su mantenimiento.

Además, detrás de los jardines Zen hay toda una filosofía basada en el budismo, representan al universo, son creados para inspirar vitalidad y tranquilidad, y están dispuestos para percibir la realidad de una forma correcta, con sus colores, texturas, y sensaciones.

Los jardines Zen pueden ser de cualquier tamaño y colocarse en cualquier espacio, ya sea en una terraza, en la esquina de un jardín, en un patio trasero o uno pequeño para colocar sobre una mesa o un escritorio, bajo una escalera, etc. En este post abordaremos cómo crear un jardín Zen en un jardín o zona exterior, veámoslo paso a paso.

Jardín zen en azoteaLo primero que hay que hacer es pensar en la ubicación del jardín seco: ten en cuenta que se trata de una zona de relax, por lo que no es aconsejable ponerlo en un lugar de paso o donde jueguen niños. Una vez que tengas esto decidido, haz las mediciones oportunas para comprar los materiales necesarios para el proyecto.

Con las mediciones hechas, ten en cuenta que debes hacer una especie de recipiente donde colocar la arena, piedras y otros elementos decorativos. Si diseñas tu jardín Zen cuadrado o rectangular, esto será más sencillo de calcular, pero puede tener la forma que quieras, por ejemplo triangular para aprovechar algún rincón poco transitado.

Para hacer el recipiente recomendamos madera, especialmente para los cantos, que deben tener una altura aproximada de 10 centímetros. Para el fondo, se puede o bien confeccionar también con una plancha de madera del tamaño de la superficie o bien, con el suelo alisado, colocar un protector de plástico de los que se venden para jardinería.

jardín zen en piedraLa piedra también es un material muy usado para este tipo de jardines y es muy sencilla de utilizar, colócalas en los bordes como si de ladrillos se tratara para acotar la zona, alisa la parcela para rellenarla más tarde y coloca en el fondo el protector de plástico del que hablamos anteriormente.

Si la forma de tu jardín va a ser peculiar, puedes ayudarte trazándola sobre el suelo con polvo de tiza, así será más sencillo tomar bien las medidas.

El hecho de que no tengas pericia o herramientas no es excusa, ya que en algunas tiendas de jardinería y bricolaje como AKI ofrecemos el servicio de corte de madera gratuito, por lo que puedes llevarte a casa los listones del tamaño exacto para comenzar directamente a montar tu jardín Zen.

En esta galería de imágenes sacadas de E How, Growlandia e I-Decoración te mostramos algunas ideas que pueden inspirar tu propio jardín Zen.

Como ves, las posibilidades son infinitas, no es necesario tener un gran espacio abierto para tener tu propio jardín japonés y los complementos para conseguir que tengan tu propio estilo son muy variados.

Una vez ya tienes el molde construido, sólo te queda decidir el estilo: qué arena o piedras usar, si se va a adornar con rocas, macetas, velas, estatuas, bancos, fuentes, etc. A la hora de decorar, ten en cuenta que se trata de un espacio de recogimiento y que suelen caracterizarse por su sencillez.

Por último, por si quieres ser fiel al estilo japonés y diseñar uno que te identifique, te contamos los significados de los materiales más frecuentes en este arte oriental:

  • La arena neutraliza los malos pensamientos y actitudes negativas, y ayudan a crear un ambiente de serenidad. Si la arena está alisada, representa la inmensidad del mar, así como los surcos que a menudo se le dibujan aluden los diferentes caminos que emprendemos.
  • Las piedras o rocas son los obstáculos de la vida y cuanto más irregulares sean, mayor es su carga energética.
  • A menudo los jardines zen están decorados con materiales de la naturaleza como las conchas o caracoles que recuerdan al mar y evocan su paz y su calma que tanto se anhela en las ciudades.
  • Como hemos contado, son espacios pensados para la meditación, de ahí que a veces se decoren con velas para proporcionar un ambiente de relax e iluminan el camino a seguir.

¡Aventúrate! Transforma tu patio, jardín o azotea en un pacífico jardín japonés para escapar del ajetreo de la vida cotidiana y donde puedas calmar tu mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.