Planta de pimiento, del post de como cultivar verduras en macetas

Cómo cultivar verduras en macetas

Cada día nos preocupamos más por la calidad de lo que comemos, y cultivar verduras en macetas puede ser una buena opción cuando queremos tener control sobre el proceso de cultivo de las verduras, frutas y hortalizas que comemos.

Las ventajas de cultivar tu propia verdura son varias:

  • Tú eres el que determina con qué abonos fertilizas la tierra.
  • Puedes implicar a tu familia o compañeros de piso en el cuidado de un pequeño huerto.
  • Podrás observar todo el proceso, desde que siembras las semillas hasta que recolectas lo sembrado.
  • Y quizás la principal ventaja, sea el notar el intenso sabor de las verduras que cultivas tú mismo.

Para empezar a plantearnos qué podemos cultivar y qué no, debemos saber de qué espacio disponemos para el cultivo de verduras en macetas, ya que si disponemos de bastante espacio en nuestra terraza o jardín, podemos optar por la solución de un huerto urbano completo, pero si no, podemos seguir con nuestra idea de situar nuestras plantas en macetas.

Primer paso para cultivar verduras en macetas: la luz.

Antes de elegir qué macetas, plantas y sustrato, es importante saber dónde vamos a colocar nuestras plantas. Por regla general, todas las verduras, hortalizas y plantas aromáticas necesitan mucha luz, incluso sol en muchos casos. Por ejemplo:

  • Situaciones soleadas: son aquellas en las que el sol incide casi todo el día. Son situaciones ideales para cultivar hierbas aromáticas como albahaca, menta, orégano o cilantro. O verduras como tomate, col, cebolla, espinaca, rábano, pimiento.
  • Situaciones semisoleadas: si tienes un balcón o una zona del jardín muy luminosa con ciertas horas de sol, puedes optar por perejil, cilantro, melissa, rúcula, lechugas.
  • Situaciones luminosas o semisombrías: son aquellos lugares donde entra luz, pero nunca llega a entrar la luz del sol. La menta, eneldo, espárrago, o algunas plantas como las que pertenecen a los “frutos del bosque” podrían vivir en situaciones semisombrías.

Segundo paso: Elegir la maceta adecuada.

El siguiente paso a tener en cuenta cuando queremos cultivar verduras en macetas, es elegir el tiesto adecuado, ya que si por ejemplo elegimos plantas que sean tubérculos o raíces, como patatas, zanahorias o rábanos, tendremos que comprar macetas de mayor fondo, y altas.

Sin embargo, con verduras como lechugas, rúcula, y otras de aspecto herbáceo, podremos conformarnos con macetas más normales, como las que solemos usar para plantas ornamentales.

Imagen de una lechuga, en el artículo sobre cómo cultivar verduras en macetas
Las lechugas son verduras que pueden crecer en macetas corrientes de jardín.

Con plantas que necesitan un soporte para crecer, como los tomates, pepinos o frutales, debemos de escoger macetas grandes que soporten crecimiento de plantas de gran porte y que permanezcan estables ante un posible golpe de viento. Deberán de ser macetas altas y anchas.

Tercer paso: Elegir el sustrato y rellenar las macetas.

Para rellenar las macetas, puedes usar diversos tipos de tierra, pero si no te quieres complicar, lo mejor es escoger un sustrato universal como los de Compo, Fertiberia o Geolia, a los que después de un tiempo puedes añadir abonos para plantas. O elegir algún sustrato específico para huertos.

Te recomendamos que antes de comprar la tierra, calcules bien lo que necesitas, ya que rellenar las macetas con poca tierra puede ser nefasto para el buen desarrollo de nuestras verduras. Una vez comprada la tierra, se rellenan los tiestos, dejando por norma general un dedo de diferencia entre el borde de la maceta y la tierra.

Cuarto paso: Sembrar las semillas o plantas.

Una vez que hayamos llenado de tierra nuestras macetas, procederemos a la siembra:

  • Si son semillas, retiraremos parte de la tierra, siempre siguiendo las indicaciones que nos ofrezca el proveedor en el dorso del sobre de las semillas que vamos a plantar. Volveremos a añadir la tierra y regaremos abundantemente.
  • Si son plantas ya crecidas, o plantones, retiraremos el espacio equivalente al plantón rodeando con tierra su alrededor, presionando con fuerza pero sin pasarnos para asegurar bien que la planta no se mueve en exceso. Tras la operación, regaremos abundantemente.
Imagen de verduras en una tienda, en el artículo de cómo cultivar verduras en macetas
Una buena forma de saber qué sembrar y dónde, es ver en nuestra tienda de confianza el tamaño que puede alcanzar una verdura concreta.

Un consejo que te podemos dar para saber qué sembrar y en dónde, es visionar qué tamaño tiene una verdura de forma normal. Por ejemplo, no podemos poner 10 semillas de lechuga en un pequeño recipiente de no más de 14 cm de diámetro.

Quinto paso: Esperar, ¡y comer!

Hazte con las herramientas adecuadas, y puedes empezar cultivando plantas de rápido crecimiento de las que se comen sus hojas, como la lechuga, albahaca o cebollino, que crecen rápidamente y podremos disfrutar en nuestra cocina más rápidamente que si por ejemplo sembramos tomates o rábanos, donde tendremos que esperar a que produzcan el fruto o la raíz.

Tras todo esto, disfruta de platos que sabrán mejor para ti y tus invitados porque no hay nada mejor como la verdura que podemos cultivar nosotros mismos en nuestro jardín, ventana o terraza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.