terraza

Cómo decorar tu terraza

Alcanzamos la recta final del verano, hemos disfrutado de terrazas, jardines y demás espacios exteriores decorados con buen gusto, que nos envuelven en momentos de relax, nos transportan a otros tiempos, los hemos vivido con ilusión, compartiéndolos con amigos, … Tomamos nota mental de ideas decorativas que nos entusiasman y, sobre todo, vamos tomando fotos de los rincones que nos parecen más especiales y queremos replicar en nuestro hogar. Para transformar esa parte exterior de la casa y vivir en las terrazas las sensaciones que encajan con nuestro estilo de vida, exprimir todas las posibilidades que nos ofrece nuestra terraza, presentamos las claves para no fallar en su decoración.

En primer lugar, valora la orientación de tu terraza. Una orientación sur siempre será mejor disfrutarla de noche en zonas cálidas, y durante el día la protegeremos del sol con sombrillas, toldos o celosías. Cubrir con sombra este espacio es crucial.

Si es una terraza con orientación norte, será especialmente indicada para su disfrute durante la mañana y la tarde. En localizaciones más frías podemos contar con magníficas chimeneas o estufas de exterior y así vivir unas noches inolvidables.

terraza

La orientación afecta directamente a la selección de plantas que vamos a colocar. Para los amantes de la jardinería, la terraza puede ser un gran espacio de relax y disfrute de este hobbie. Si no es tu caso, existen soluciones como la aplicación de paneles de madera o fuentes. Requieren menos cuidados, dan un toque de frescura al espacio y nos conectan con ambientes más naturales. Iluminarlas correctamente es la clave, puedes conseguir un entorno paradisíaco en las noches de estío.

Si te animas a incorporar plantas, como las condiciones meteorológicas de cada localización son muy particulares, para seleccionarlas adecuadamente y no liderar un holocausto botánico, te recomiendo que visites nuestro centro más próximo y pidas consejo a nuestros expertos en plantas y su cuidado.

terraza

Define qué quieres hacer en tu terraza: disfrutar las noches con cenas y amigos, tomar el sol desayunando por la mañana, un espacio para que los más pequeños de la casa jueguen al aire libre. Si esta es una de las funciones, deja un espacio amplio despejado para que puedan dejar fluir su imaginación y corretear. Si pueden disfrutar de juegos con agua, no querrán entrar a casa. Sólo tres notas: una bandeja con merienda y bebida refrescante, protección solar y un espacio de sombra.

La zona de mesa, para comer y cenar con amigos, sitúala al lado de una pieza que haga las veces de buffete, para no entrar y salir continuamente. ¡El anfitrión también disfruta! Si la barbacoa es indispensable en tu terraza, no la aproximes demasiado a la mesa, mantén una distancia que proteja a los comensales del calor.

Por la noche, la iluminación con velas es perfecta. Si además son aromáticas y las distribuyes alrededor, obtienes una iluminación preciosa y ahuyentas a los insectos. Colócalas lejos de la mesa para que el perfume no interceda en la comida y su sabor.

Si priorizas el espacio de la zona de descanso, valora si es privado o vas a recibir a invitados. Si lo vas a disfrutar de manera íntima, nada mejor que unas tumbonas fantásticas. Si la mejor manera de aprovecharlo es con amigos, busca unos sofás confortables, que inviten a conversar y saborear un cóctel. En ambos casos, procura que los materiales textiles resistan las inclemencias del sol y, si puede ser, no sufran en caso de lluvia. Así no te preocuparás de proteger los muebles cada vez que salgas de casa.

El material de los muebles de tu terraza es una decisión que debes hacer con cuidado: si son sintéticos desaparecen los cuidados de mantenimiento. Es cierto que es más práctico, pero nos alejamos de ambientes naturales. Podemos decorar espacios más modernos, con mayor diversidad de colores, hacer incluso una prolongación de nuestra decoración interior. Si nos inclinamos por material natural, estamos dispuestos a darle los cuidados pertinentes: aceites o barnices, protegerlos del sol, la lluvia y el invierno. A cambio, nada nos dará esa sensación de exterior, naturaleza, campo, jardín árabe con aroma de flores, …

Con ambas opciones puedes conseguir una decoración digna de fotografiar y mostrar en tus redes sociales. Uno de los secretos es iluminarla correctamente. Destaca los puntos fuertes de tu estilismo: las plantas, una fuente, los tejidos de la tapicería, un cuadro que hayas dispuesto en una pared, lo que sea. No sólo le das importancia, sino que le restas visibilidad a lugares que, por su función, queremos que pasen inadvertidos, como puede ser una zona de seguridad para el espacio de los pequeños o el programador del riego.

Sólo queda que te pongas algo cómodo, cojas una chaqueta por si el fresquito de las noches de agosto te sorprende y ¡a disfrutar tu terraza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.