fregadero

Cómo desatascar el fregadero de nuestra casa

Uno de los problemas domésticos más comunes es que se atasquen las tuberías del fregadero. Esto puede ocurrir por varias causas y hoy vamos a ver algunas opciones para arreglarlo de una forma sencilla.

Cómo evitar atascos en el fregadero

  • La comida, aunque sean trozos pequeños puede terminar originando un gran atasco o malos olores. Por ello, lo mejor es colocar un tapón de rejilla que evite que se pueda colar algún resto. Además, otro truco es utilizar una servilleta para poder retirar la mayor cantidad de suciedad posible antes de poner el plato en el fregadero.
  • El aceite es uno de los mayores enemigos de las tuberías, ya que se acumula en las paredes de las tuberías y hace que los restos de comida se queden pegados provocando malos olores. También, hay que tener en cuenta que el aceite usado es un gran contaminante y la forma correcta de desecharlo es guardándolo en botellas que luego podamos llevar a un punto limpio.
  • Los jabones y lavavajillas pueden dejar sedimentos que hagan que la tubería se obstruya. De esta forma, hay que evitar que se pueda secar el jabón acumulado en el desagüe echando un poco de agua para que se disuelva.

Si aunque hayamos seguido estos consejos la tubería de nuestro fregadero se ha obstruido, podemos llevar a cabo diferentes soluciones dependiendo de la gravedad del atasco.

Remedios caseros

Los remedios caseros son una solución muy eficaz y sencilla para que nosotros mismos podamos reparar aquellos atascos en los que el fregadero no traga el agua bien.  Para ello, necesitaremos medio vaso de bicarbonato, sal de frutas o levadura química, cualquiera de las tres opciones nos puede servir por igual. También necesitaremos otro medio vaso de vinagre, una olla y sal.

En primer lugar, verteremos el medio vaso de bicarbonato, sal de frutas o levadura química por el desagüe intentando que caiga todo por los agujeros de la tubería. Después añadiremos el medio vaso de vinagre y veremos cómo comienza a aparecer espuma por el desagüe. Esta reacción es normal y no debemos de preocuparnos.

Dejaremos la mezcla actuar durante 15 minutos y mientras pondremos a hervir agua en la olla con un puñado de sal. Una vez haya pasado el tiempo y el agua esté preparada, tiraremos el agua hirviendo por el desagüe del fregadero para que ablande y elimine cualquier tipo de suciedad que haya podido quedar pegada. Para terminar, abriremos el grifo para ver si el desagüe traga el agua correctamente.

fregadero con agua

Desatascadores químicos

Los desatascadores químicos son una opción muy útil y están disponibles en una gran cantidad de formatos diferentes. De todas maneras, lo más recomendable es preguntar al encargado de la tienda cuál es el mejor para nuestro fregadero para que nos oriente sobre el producto más adecuado.

Asimismo, hay que leer detenidamente las instrucciones del envase y protegernos con guantes y gafas de seguridad para evitar accidentes. Normalmente, este tipo de productos suelen llevar componentes químicos muy fuertes y un mal uso podría causarnos lesiones o estropear las tuberías.

Cuando hayamos leído atentamente las instrucciones, abriremos bien las ventanas para que no se acumulen los vapores y aplicaremos el producto. Una vez haya hecho efecto, dejaremos el grifo abierto durante un rato para eliminar por completo cualquier resto de la obstrucción o del producto químico.

Desatascador manual

Otra opción es usar el desatascador manual o chupón para disolver el atasco. Para empezar, cogeremos un paño para tapar el respiradero del desagüe, es decir, el agujero que hay en la parte de arriba del fregadero por si se llena demasiado que no se desborde. A continuación, colocaremos el chupón encima del desagüe y abriremos el grifo para que con el agua quede bien sellado. Después moveremos el chupón hacia arriba y hacia abajo haciendo presión hasta que el tapón que produzca la obstrucción se disuelva.  Si el fregadero vuelve a tragar agua, es recomendable echar una olla de agua hirviendo con sal para que eliminar el atasco por completo.

Si con el chupón no es suficiente porque el atasco se encuentra mucho más abajo en la tubería, podemos usar un desatascador de muelle. Tendremos que desenroscar el sifón, para lo que colocaremos debajo un cubo para recoger el agua que pueda soltar. Una vez hecho esto, introduciremos poco a poco el desatascador de muelle y cuando notemos el atasco lo giraremos varias veces para mover el tapón. Repetiremos esta acción cuantas veces sea necesario para quitar por completo el atasco. Después, volveremos a colocar el sifón y abriremos el grifo para comprobar que el agua corre a la velocidad adecuada.

En general, cualquier tipo de atasco se puede solucionar con alguna de estas opciones. En el caso de que no podamos eliminar la obstrucción, lo mejor será que llamemos a un profesional para que nos ayude con el problema.

Por otro lado, si tenemos cualquier otro tipo de avería o reparación en nuestra vivienda, podemos consultar la sección del catálogo de AKI de reparaciones hogar para encontrar cualquier producto que podamos necesitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.