jardín-compost

¿Cómo hacer abono para tu jardín?

Optimizar las tareas de mantenimiento de tu jardín permite reutilizar restos orgánicos de acciones como la poda de invierno para crear abono natural. El trabajo realizado en invierno hará brillar a tu jardín en primavera.

El compostaje pretende imitar y acelerar el proceso biológico que transforma los restos orgánicos en un alimento homogéneo y altamente asimilable por los suelos. Hacer tu propio compost tiene ventajas como el ahorro en compra de abono, reducir la contaminación provocada por los residuos para formar abono artificial, así como la carga de trabajo que implica deshacerse de los restos orgánicos que genera nuestro jardín y mejorar la salud del mismo que crecerá de forma correcta y fortalecido.

El compostaje es un proceso biológico aeróbico donde los microorganismos actúan sobre la materia biodegradable

En cuanto a la poda es conveniente recordar que existen dos tipos de poda, la de formación (primeros años del árbol o arbustos) y la de mantenimiento (desarrollo de la planta)

La materia prima que utilizaremos es cualquier materia orgánica como ramas de poda, restos de cosechas, hojas, frutos, malas hierbas, siegas de césped, etc. Es muy importante que no estén contaminadas.

Herramientas necesarias

Compostadora: Máquina con la que realizar de forma sencilla el proceso de compostaje manteniendo las condiciones óptimas para su posterior aprovechamiento.

Biotrituradora. Desmenuza las ramas y transforma la materia orgánica. Recuerda leer siempre las instrucciones de seguridad y recomendaciones del fabricante.

Herramientas que te facilitarán la poda en función del tipo de árbol o arbusto.

Motosierra Eléctrica: Para ramas gruesas o con madera densa.
Tijera de yunque: De dos manos, para tallos leñosos de hasta 40 mm.
Tijera de poda: Para cortar tallos leñosos de hasta 20 mm.
Serrucho de poda: Manual, para ramas gruesas de hasta 10 cm.

Proceso

Una vez pasados los restos de la poda por la biotrituradora, comenzaremos con el uso de la compostadora que debe colocarse en contacto directo con la tierra, para que los organismos aparezcan espontáneamente y haya una regulación natural de la humedad. Los modelos actuales de compostadora aseguran la circulación del aire que influye directamente en acelerar el proceso de formación del abono.

La forma más eficiente de lograr un abono de alta calidad es combinar capas de residuo húmedo y residuo seco con tierra del propio jardín o huerto. El volteo del material y la ventilación automática de la máquina evitará que se forme masa de materiales verdes asegurando de esta forma la mezcla de toda la materia orgánica. En caso de preparar el compost en una caja y con herramientas manuales recuerda voltear tú mismo el material para mantener las condiciones óptimas.

Elige un tamaño de máquina adecuado a la cantidad de residuos que genera tu jardín o elige una zona del mismo para acumularlos de cara a la próxima compostación.

Esperamos que siguiendo estos sencillos consejos de esta técnica tan fácil y útil puedas sacar el mejor rendimiento de tu jardín de una forma respetuosa con el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.