Cómo hacer un cabecero de madera en 4 pasos

Cómo hacer un cabecero de madera en 4 pasos

Los cabeceros de madera se han convertido en uno de los elementos decorativos preferidos para los dormitorios. Su calidez y naturalidad son capaces de imprimir carácter y originalidad a cualquier habitación. Además, una de sus ventajas es la multitud de posibilidades que ofrece para su personalización, así como los pocos recursos que requiere hacerlo tú mismo con un fácil DIY (Do It Yourself). En este post te enseñamos a crear tu propio cabecero de madera siguiendo estos sencillos pasos.

Elige la madera para tu cabecero

Lo primero que tienes que hacer para crear tu cabecero es elegir qué madera quieres usar. Las opciones son muy diversas y se adaptan a todos los bolsillos.

Una de las que cuenta con más adeptos es reutilizar un palé, tal y como nos muestra el blog Decorar Hogar. Puedes separar las tablas del palé para formar tu propio diseño o bien mantener su estructura. Sin duda, ambas le darán un toque original a tu habitación.

Restaurar una puerta o ventana antigua es también una gran opción para todos aquellos que tengan a mano cualquiera de estas dos piezas. Pero si este no es tu caso o prefieres ahorrar algo de tiempo en tu proyecto DIY, te recomendamos que compres un tablero de madera.

A la hora de elegirlo ten en cuenta la medida que necesitas para el cabecero. En el caso de una cama de 90 cm, selecciona un tablero de esas mismas dimensiones de largo o incluso algo superior (unos 100 cm), para que así dispongas de cierto margen en los laterales. No te olvides del alto, 120 cm será idóneo.

Tratamiento de la madera

Una vez que tienes ya la madera para tu cabecero, el siguiente paso es lijar la superficie para que quede lo más lisa posible. Elimina el polvo y el serrín que se hayan podido generar durante este proceso para que quede en las mejores condiciones.

En el caso de que tu tablero tenga las medidas perfectas para tu cabecero, podrás pasar al siguiente paso, pero si no es así y necesitas crear tu propio diseño uniendo varios listones de madera, te recomendamos que sigas estas indicaciones:

  • Une las tablas con Cola Blanca: aplica una capa delgada y uniforme de este adhesivo en una de las partes o en ambas. Puedes hacerlo usando una espátula dentada fina (1 mm) o un pincel, por ejemplo. Deja que el producto penetre durante un par de minutos y monta la unión. Para asegurar la fijación, lo ideal es que la tengas apretada o prensada durante una hora. Normalmente durante este proceso es habitual que quede algún resto de pegamento, retíralo al instante con agua o si ves que no eres capaz, no te preocupes, porque esta cola se puede pintar.
  • Añade dos listones de madera: pon dos tablas de madera más gruesas por la parte de detrás del cabecero. Fíjalas con unos clavos para una mayor sujeción.

Después de realizar estos pasos, asegúrate de que la madera queda lo más limpia posible para el siguiente paso.

Personaliza tu cabecero

¿Cómo te gustaría que fuera el cabecero de tu habitación? Quizá habías pensado en pintarlo en un suave color mint, tan de moda últimamente, o te lo habías imaginado decapado para darle un toque más rústico.

Ahora es cuando tienes que sacar tu lado más creativo y plantear el diseño que realmente quieres para tu cabecero. Seguro que lo convertirás en el centro de atención de tu dormitorio.

Por si acaso necesitas algunas ideas, nosotros te proponemos varias:

Pintarlo con Chalk Paint

La Pintura Chalk Paint se ha convertido en una de las técnicas más utilizadas para dar un nuevo aspecto al mobiliario de nuestra casa. En esta ocasión, no podía ser menos y apostamos por él como una de las opciones para decorar tu cabecero.

Aunque la variedad cromática es muy amplia, te recomendamos que apuestes por colores neutros como el Crema o el Antracita, para que puedas dar el toque de color a tu habitación mediante diferentes elementos decorativos (cojines, cuadros, fundas nórdicas…).

Conseguirás un efecto sorprendente de forma sencilla, ya que con una mano de pintura bastará para que tu proyecto DIY esté listo. Además, también está disponible en formato Spray.

Barnizarlo

Si quieres conservar el color natural de la madera y a la vez protegerla, te aconsejamos que apliques Barniz Interior incoloro.

Con la ayuda de un pincel, extiende el barniz en el sentido de la veta para conseguir el mejor acabado. Al ser de secado rápido, en poco tiempo podrás ver los resultados y seguro que quedará tan espectacular como el que hemos visto en el blog de Kenay Home.

Además, si quieres proteger tu tablero de madera virgen, es recomendable que apliques tapaporos antes de barnizarlo.

Poner una frase

Muchos son los que eligen una frase para su cabecero, como por ejemplo “Si puedes soñarlo, puedes conseguirlo” o simplemente “Love”, como en el blog Mi Rincón de Sueños. Si este es tu caso, te damos una pequeña guía para que puedas escribir las palabras más emotivas en esta pieza esencial de tu dormitorio.

El primer paso es realizar las plantillas de cada letra. Aunque es cierto que puedes encontrar las plantillas en la mayoría de las tiendas de manualidades, realizar tu propio diseño dará un plus de personalidad a tu proyecto.

Nuestro consejo es que las diseñes en el ordenador y que las imprimas en el tamaño que realmente vayas a necesitar.

Con la ayuda de un lápiz y una regla, dibuja una línea recta que te sirva de guía para posteriormente pintar las letras. Sobre ella, sitúa la frase y comienza a marcar letra por letra. Ahora que ya están dibujadas, quita las plantillas.

Por último, pinta a mano con mucho cuidado para no salirte de la zona delimitada y obtendrás como resultado un cabecero muy original.

Si crees que este proceso es muy tedioso, otra opción es comprar un vinilo decorativo.

El toque final

¿Preparado para terminar el cabecero de madera para tu habitación? El último paso consiste en aplicar Cera para Muebles de Madera o un barniz incoloro que proteja la madera y el acabado.

En el primer caso necesitarás aplicar la cera con un paño suave, extendiéndola en movimientos circulares para evitar que queden excesos. Déjala secar durante unos 5 minutos y después frota con un paño seco hasta que la madera ofrezca un brillo natural.

Si prefieres aplicar un barniz incoloro, tan solo necesitarás una brocha para extenderlo sobre la madera en el sentido de la veta.

Por último, déjalo secar y coloca el cabecero pegado a la pared para evitar que se caiga. En el caso de que haya que colgarlo utiliza anillas y alcayatas. Atornilla las anillas por la parte posterior del tablero y después marca en la pared dónde irán las alcayatas, no olvides que tienen que coincidir. Ahora tendrás que taladrar la pared en los puntos fijados y poner las alcayatas para posteriormente colgar tu nuevo cabecero.

Con estos consejos conseguirás un cabecero muy original para decorar tu dormitorio, cambiando por completo el aspecto de tu habitación de forma muy sencilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.