Cómo mantener el orden de tu garaje o trastero

Más que un baúl de los recuerdos, podríamos decir que son baúles del olvido. El garaje o el trastero son lugares donde, en la mayoría de ocasiones, acumulan todo aquello que nuestros ojos no quieren ver por casa. A excepción de bicicletas, herramientas y demás utensilios que podamos tener aprecio, existen una gran variedad de objetos que se amontonan sin orden ni criterio; maletas, juegos de mesa obsoletos, cajas vacías, vajillas antiguas, complementos de deportes y ropa fuera de temporada, incluso latas de conservas cuyas fechas de caducidad no recordamos, entre otras cosas.

Todo esto necesita orden. Primero para encontrar todo sin volverse loco y segundo por mantener un aspecto limpio y recogido del lugar en concreto.

Para ello podemos optar por diferentes opciones:

Estanterías de resina

Las estanterías de resina son una de las opciones más adecuadas gracias a su material. Este tipo de estanterías tienen una estética simple pero que encaja en estas estancias perfectamente y tiene las ventajas de que no se oxidan y no son sensibles a humedades. Esto, unido a su resistencia, las convierte en una de las opciones preferidas a la hora de gestionar el orden de trasteros y garajes.

Necesitan poco mantenimiento y su limpieza es muy fácil, al no ser un material delicado. El montaje es otra ventaja. No hacen falta tornillos o el uso de herramientas. Este tipo de estanterías, dependiendo de su tamaño, pueden montarse en apenas 15 minutos.

Para aprovechar al máximo el espacio disponible, existen esquineros con diversos accesorios que facilitan el orden de los objetos pequeños.

 Estanterías metálicas

Este tipo de estanterías puede ser también una buena opción. Puedes ampliar su capacidad de almacenamiento en función de tu espacio. Comparten la ventaja de las estanterías de resina en el apartado de la versatilidad, pero existen algunas algo más estéticas y pueden también tenerse en cuenta para cocinas y despensas.

Existen tendencias en decoración que también las colocan en despachos, salones y dormitorios.

Son muy prácticas y se limpian rápidamente. También son muy resistentes. Existen estanterías modulares con tornillos, con gran resistencia de carga, o  las estanterías modulares sin tornillos, que resultan más rápidas y fáciles de montar. Las veremos a continuación.

 Estanterías modulares

Este tipo de estanterías aglutina las ventajas de las estanterías metálicas pero posee soluciones con mayor flexibilidad para según qué entornos.

Son la mejor opción cuando se tienen techos inclinados o suelos multinivel. También existe la posibilidad de fijarlas a la pared, por lo que si vamos a almacenar objetos de peso subimos el nivel de seguridad.

Las estanterías modulares con tornillos tienen una gran resistencia al peso, llegando a soportar hasta los 100 kilos según modelo, y su montaje resulta fácil, ya que sólo requiere una llave de carraca o un atornillador eléctrico. Por otro lado, las estanterías modulares sin tornillos tienen un montaje aún más sencillo ya que no se necesita atornillar las baldas y también soportan grandes pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.