Preparar y mantener piscina para el verano

Cómo preparar y mantener tu piscina en verano paso a paso

Preparar y mantener la piscina para el verano son tareas que debes plantearte para aprovechar la temporada de baños desde el primer día. En función de los cuidados que hayas realizado durante el invierno y el propio estado en el que se encuentre tu piscina en este momento, deberás seguir unos pasos u otros. Te contamos todos los detalles a continuación:

Revisar el estado de tu piscina

Para saber qué tratamiento necesita tu piscina deberás revisar ciertos aspectos, como por ejemplo:

  • Desgaste del vaso de piscina: echa un vistazo las paredes de tu piscina y presta atención a la superficie. Revisa que no haya grietas, piezas rotas y que la pintura esté en buen estado.
  • Estado del agua: puede que el vaso de tu piscina esté bien, pero que el agua tenga un tono verdoso. Si no se ha realizado un correcto tratamiento del agua en invierno, puede que ahora tenga verdín y sea necesario realizar un tratamiento de choque específico sobre el agua.
  • Revisión del sistema: no olvides mirar la depuradora, los skimmers o los filtros que permiten el buen funcionamiento de tu piscina.

Cómo reparar el vaso de la piscina

En el caso de que detectes que tu piscina tiene grietas en el vaso o piezas que se han caído, será necesario repararlo antes de tratar el agua. Para reparar el vaso de la piscina será necesario:

Paso 1: vaciar la piscina

Antes de vaciar la piscina debemos retirar cualquier tipo de desperdicio que pueda obstruir la bomba, como restos de hojas, ramas o arena que pueda haber tanto en el fondo como en la superficie.

Aunque el proceso de vaciado es largo, debemos estar pendientes para eliminar cualquier residuo que dificulte el desagüe, de esta forma evitamos que el motor de la bomba de succión se recaliente.

Hay piscinas que tienen conexión directa a tuberías de desagüe conectadas a través del sumidero, si tu piscina es de este tipo, podrás vaciar la piscina sin necesidad de utilizar una bomba. Una vez vaciada la piscina, deja que las paredes se sequen antes de limpiar y reparar el vaso.

Paso 2: limpiar el vaso de piscina

Cuando la superficie de la piscina esté completamente seca, accede al interior con cuidado y retira los restos de hojas o arena que hayan podido quedar con cepillo y un recogedor.

Es muy importante utilizar productos específicos para la limpieza de las piscinas y evitar productos que puedan generar espuma, ya que una vez volvamos a llenar la piscina, los restos de jabón pueden provocar espuma y reaccionar con otros productos químicos de mantenimiento del agua de la piscina.

Para hacer una correcta limpieza del vaso utiliza un cepillo para piscinas y limpiadores o desincrustantes específicos. Aplica el producto y frota con el cepillo para que las paredes y el suelo queden completamente limpios. Utiliza una manguera para enjuagar con agua y deja secar antes de reparar las grietas.

Paso 3: revisar y reparar las grietas de la superficie

Localiza los desperfectos de las paredes de tu piscina. En el caso de tener zonas con azulejos desprendidos, busca nuevos azulejos para colocarlos. También necesitarás aguaplast para piscinas y una espátula para repartir el producto.

Si vas a utilizar el aguaplast, solo tienes que mezclarlo con agua siguiendo las indicaciones del fabricante. El aguaplast te permite reparar las juntas de los azulejos, tapar grietas e impermeabilizar la zona. Deja secar el aguaplast por completo antes de pintar la piscina.

Paso 4: pintar la piscina

Para pintar la piscina necesitarás rodillos para las zonas más amplias y brochas para las zonas de difícil acceso, como el lugar en el que se encuentra la escalera o el contorno del sumidero. Se deben utilizar pinturas específicas para piscinas ya que tienen una composición diferente que permite que estén en contacto constante con agua sin deteriorarse.

Para aplicar la pintura con mayor facilidad utiliza el rodillo para empezar a pintar las paredes y después pinta el suelo desde el extremo más lejano a la escalera. Deja que seque la pintura y aplica una segunda capa si fuera necesario.

Cómo acabar con el agua turbia y el verdín de tu piscina

Si el vaso de tu piscina está en perfecto estado pero el agua tiene un tono algo verdoso y necesita un tratamiento especial, te recomendamos seguir estos pasos:

Mantenimiento piscina agua sucia

Paso 1: retirar los restos de la superficie y el fondo

Antes de tratar el agua, es importante retirar los restos de hojas, insectos o ramas que hayan podido caer en la piscina.

Paso 2: aplicar un tratamiento de choque al agua de la piscina

Recuerda que antes de aplicar cualquier producto químico, hay que calcular el volumen de la piscina. Para ello, mide el largo, el ancho y la profundidad de tu piscina, si multiplicas los tres valores obtendrás el volumen (metros cúbicos) de tu vaso de piscina.

Puedes utilizar un algicida de choque para tratar el agua, acabar con el aspecto turbio y eliminar las bacterias. Recuerda seguir las indicaciones del fabricante para aplicar la cantidad de producto adecuada en base al volumen de tu piscina.

Deja actuar el producto tanto tiempo como se indique en las instrucciones o modo de empleo del envase.

Paso 3: niveles adecuados de pH y cloro

Tras realizar el tratamiento de choque, es hora de medir los niveles de pH y cloro del agua para ajustarlos y poder bañarnos.

Es muy importante que los niveles de cloro y pH sean los adecuados, ya que una mala proporción de estos productos químicos puede afectar a la piel de las personas que se bañen y provocar irritación en la piel o picor en los ojos.

Para llevar un control, se recomienda revisar los valores diariamente con un medidor de pH y cloro.  Recuerda que el nivel de pH debe estar entre 7,2 y 7,6, si supera o es inferior a esta cifra, entonces habrá que usar productos reguladores de pH y cloro para piscinas.

Mantenimiento de piscinas en verano

  • Limpieza de las paredes: evita que se creen manchas en la pared al nivel del agua utilizando un limpiador y un cepillo. En función del uso que le des a la piscina, esta tarea deberá realizarse con mayor o menor frecuencia. Si tu piscina tiene un uso intenso, puedes repasar los bordes una vez a la semana.
  • Limpieza del fondo: utiliza un limpiafondos si ves que hay suciedad acumulada en el fondo del vaso para evitar que se obstruya el sumidero.
  • Limpieza de la superficie: realizar o no esta tarea dependerá de la cantidad de hojas, ramas o insectos que terminen en la superficie de tu piscina. En cualquier caso, se recomienda pasar el recogehojas al menos una vez al día.
  • Comprobaciones de niveles de pH y cloro: lo ideal es hacer una medición diaria, aunque si no se realiza mucho uso de la piscina, debe realizarse al menos una vez a la semana para corregir posibles desviaciones en las proporciones.

Un servicio web que te ayuda a preparar tu piscina para el verano

Desde AKI queremos que disfrutes tu piscina durante toda la temporada, por eso te explicamos cómo puedes cuidar tu piscina a través de nuestro servicio web “Te ayudamos con tu piscina”.

Incluye la información sobre el tipo de piscina que tienes en casa y sus dimensiones y te explicamos cuáles son los problemas que puedes encontrarte y cómo solucionarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.