tubería riego

Cómo reparar una tubería de riego enterrada

La instalación de un sistema de riego en tu jardín supone una mejora importante para el cuidado de nuestras plantas o huerto urbano y una forma de ahorrar agua. Sin embargo, pueden producirse fugas que debemos reparar para que la instalación funcione de forma correcta sin perdidas.

A veces resulta complicado descubrir una fuga en la tubería de riego, porque si hay un buen drenaje, el agua no se suele manifestar.

Algunos síntomas pueden ser que el suelo aparece húmedo o que el césped crece más o está demasiado verde en la zona de la rotura.

Aunque si tenemos dudas, podemos ir al contador de agua y con los grifos cerrados, veremos si sigue moviéndose el contador.

Sea como fuere, tenemos que proceder a repararlo. Este tipo dereparación es sencilla, pero un poco laboriosa porque una vez que hayamos determinado la zona de la fuga, tendremos que retirar la tierra para luego volver a ponerla.

Vamos por partes, ya hemos detectado la fuga y tenemos que desenterrar la tubería.

Cómo desenterrar la tubería

  • En un principio, cerramos las válvulas o la llave del riego. Si tienes el riego sectorizado, bastará con que cierres la llave que da servicio al sector en el que se encuentra la fuga.
  • Con una pala recta secciona el lugar dónde se ha producido la fuga. Normalmente las tuberías de riego enterrado están a una profundidad de entre 10 y 20 cm.
  • Intenta sacar la tierra con el césped, de esta manera luego podrás repoblarlo sin muchas dificultades. Para ello, corta en pequeños bloques el césped con tierra. Retira los bloques de césped y sigue hasta que hayas encontrado la tubería.
  • Una vez limpia la tubería, abre la llave de corte para localizar la fuga. De esta manera, podrás sanear la fuga sin tener que cambiar todo el ramal. Un truco que te ayudará es pintar con un rotulador o con un lápiz de tinta la zona de la fuga.
  • Una vez localizada la fuga tenemos varias opciones: seccionar la zona de la fuga, unos 30 cm, colocar una abrazadera o utilizar cinta autovulcanizable.

Reparación con cinta

  • Empezamos por la cinta. Es la reparación más sencilla y nos sirve como apaño hasta realizar una reparación definitiva.
  • Este tipo de cinta al estirarse, se vulcaniza creando una barrera entre la fuga y la tubería sellándola.
  • La manera de aplicar es muy sencilla. Se enrolla sobre la tubería bien limpia.
  • Recuerda que antes de aplicar la cinta has de pasar un trapopor la tubería para que no haya restos de tierra.
  • Se enrolla sobre la tubería, manteniendo tensa la cinta en cada vuelta y al estirar, se produce la reacción en la cinta y actúa como selladora.

Reparación con abrazaderas reparadoras

  • Otra opción es utilizar bridas o abrazaderas reparadoras. Has de buscar una abrazadera del mismo diámetro de la tubería.
  • Y con la ayuda de una llave allen o un destornillador, abres la abrazadera y la colocas sobre la fuga de agua.
  • Aprietas los tornillos en cruz, para garantizar que el par de apriete es similar y de esta manera, ya has arreglado la fuga.

Cómo sanear el tramo de tubería con fuga

  • La opción clásica consiste en sanear el tramo de tubería con la fuga, para ello necesitarás cortar la tubería con una tijera de pvc.
  • Es muy importante que los cortes sean rectos y que la tijera no chafe la tubería. Por ello, recomendamos tijeras especiales para tuberías de riego.
  • La parte curva, evita que al ejercer presión se chafe la tubería. Lo cual nos viene muy mal para colocar los manguitos de unión.
  • Ahora se trata de unir los manguitos de unión con el nuevo ramal de tubería. La medida será igual al ramal cortado, porque aunque se tire la tubería tendremos juego para unirlo.
  • Desenrosca el manguito e introduce la tubería. Es muy importante que mantengas las juntas y las piezas en la misma posición, para que cuando aprietes con la mano, no haya fugas. Repite la operación en el otro extremo y ya puedes volver a conectar el agua.

Recuerda que habíamos dejado los bloques de césped a parte. Deja transcurrir al menos un día con la tubería descubierta para asegurarnos, antes de volver a enterrarla, de que no hay fugas.

Ahora, coloca los bloques de césped y, para la juntas, echa un poco de arena de sílice y recebo. Al poco tiempo el césped se regenerará y la fuga será un recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.