utilizar pintura de tiza o chalk paint en casa

Cómo utilizar la pintura de tiza en casa

Durante las últimas semanas nos han llegado mensajes a través de redes sociales de distintos usuarios interesados en la novedosa pintura de tiza o chalk paint, que se ha puesto de moda para restaurar muebles y decorar pequeños objetos de casa. Hoy queremos resolver sus dudas, por ello os contamos sus ventajas y cómo podéis utilizar este tipo de pintura en distintas tareas de bricolaje casero.

Decorar objetos con pintura de tiza

Una de las características de la pintura de tiza es que puedes utilizarla sobre distintos tipos de materiales como la madera, el cristal o el metal.  Esto te permite dar un acabado original y una segunda vida a objetos que tengas en casa y quieras reciclar.

El acabado de este tipo de pintura es mate y sedoso. Se trata de un producto denso que puedes mezclar con agua si lo necesitas para llegar a los sitios difíciles de tus objetos decorativos.

Si ya sabes sobre qué elemento quieres aplicar la pintura de tiza, asegúrate de que esté bien limpio y seco antes repartir el producto y utiliza una brocha o rodillo para cubrir por completo la superficie. Puedes utilizar un segundo color si quieres realizar algún dibujo o escribir algún mensaje, por ejemplo en tus bandejas de cocina. Hemos encontrado un ejemplo en Decora Decora que puede darte algunas ideas. También puedes ver en Inventando Baldosas Amarillas una forma original de decorar los tarros de cocina con pintura de tiza.

Cómo restaurar muebles con pintura de tiza

Verás que muchos comercios y locales se suman a la tendencia de la decoración vintage utilizando muebles  cubiertos con pintura de tiza a los que se les dan distintos acabados para que tengan un aspecto desgastado o antiguo. Si tienes algún mueble en casa que quieras restaurar y te apetece probar algo nuevo con este tipo de pintura, te contamos paso a paso cómo puedes hacerlo.

Para restaurar tus muebles de madera y darles un acabado en pintura de tiza necesitarás los siguientes materiales y herramientas:

Antes de empezar, asegúrate de cubrir con cuidado el suelo y objetos cercanos al lugar en el que realizarás la restauración del mueble. Además, es recomendable utilizar guantes para evitar que te manches las manos con la pintura.

El primer paso para comenzar con la restauración es preparar la madera. Para ello, necesitarás un decapante que te ayude a eliminar los restos de pintura o barniz anteriores. Aplica el producto con un pincel, déjalo actuar y retíralo con cuidado con ayuda de una espátula. Si es necesario, vuelve a aplicar otra capa de decapantes hasta que limpies por completo el mueble. Una vez limpia la superficie, puedes utilizar una lija para dejar la superficie lisa.

Cuando esté listo y seco el mueble, puedes proceder a pintarlo. Si sólo quieres pintar tu mueble de un color, ayúdate con una brocha o un rodillo en función de las dimensiones a cubrir y el acabado que quieras darle. La brocha te permitirá obtener un efecto irregular, con textura, en el que será más fácil distinguir el trazo de pintura sobre la madera. El rodillo, por su parte, repartirá la pintura de manera más uniforme y el efecto será de color más plano.

Necesitarás aplicar al menos dos capas para que el mueble quede perfectamente cubierto. Deja que se seque y utiliza una cera incolora para proteger la pintura de posibles daños.

Si te atreves a probar a dejarle a tu mueble un acabado desgastado necesitarás dos pinturas de colores diferentes. Los pasos son similares, una vez eliminados los restos de productos anteriores tendrás que aplicar una primera capa de pintura de tiza. Recuerda que en esta primera capa debes aplicar el color que quieras que quede debajo, no el color del acabado de tu mueble. Una vez seca esta primera mano, se aplica la segunda capa, ahora sí, con el color que finalmente destacará en tu mobiliario.

El último paso consiste en utilizar una lija sobre la pintura de tiza en determinadas zonas, de esta manera se elimina la primera capa de pintura y se deja visible el segundo color. Puedes incluso desgastar el segundo color y dejar parte de la madera visible. Normalmente las zonas que se lijan suelen ser los bordes, esquinas y algunas zonas de la superficie. Cuando termines de lijar, puedes utilizar una cera incolora para proteger la pintura y el mueble de los arañazos.

Hemos encontrado un resumen en Mummy Crafts donde podrás ver, con fotografías, el paso a paso de la restauración de un mueble de madera y cómo darle el aspecto desgastado que te comentamos con pintura de tiza.

Ya sabes cómo puedes utilizar la pintura de tiza o chalk paint en tu hogar, elige el color que mejor encaje con la decoración de tu casa y ¡dale una segunda vida a los muebles y objetos de tu hogar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.