Consejos para una mudanza más fácil

Dicen que las mudanzas son uno de los procesos más laboriosos a los que nos podemos enfrentar. Un cambio de residencia implica tener claro una serie de puntos para que la mudanza sea lo menos traumática posible, ahorremos costes y nuestro valioso tiempo. Así que hoy vamos a daros unos consejos para hacer la mudanza lo más sencilla posible.

Es de lógica, pero la mudanza en la que más dinero vamos a ahorrar, es la que hagamos nosotros mismos. Las tarifas de un  transportista oscilan, según el número de cajas, muebles y bultos entre los 200 y  los 300 euros. Si se contratan los servicios de mudanza el coste estará rondando los 1000 euros, aunque los precios pueden variar en función de la cantidad de bultos, ya que embalan todo el contenido de la casa. Os proponemos unas pautas previas a la mudanza, tanto si contratáis un transportista como si realizáis la mudanza entera vosotros mismos.

Resulta fundamental que hagamos una estimación del material que vamos a necesitar para proceder a embalar todos los bultos. Una mudanza bien organizada es una mudanza sin estrés.

No se recomienda hacer uso de  cajas usadas, podrían tener insectos, elementos nocivos o sustancias tóxicas. Lo ideal es hacer uso de cajas de embalaje nuevas, que podéis conseguir a muy buen precio en cualquier tienda AKI, donde poseen una buena gama de productos fabricados para ahorrar costes y tiempo, proteger el contenido y reducir tus esfuerzos.

También disponen de fundas de protección, kits para vajillas y objetos de cristal y así podrás asegurar todos los objetos de tu casa.

Preparar la mudanza

  • Haz una lista de todo lo que tienes que comprar para hacerte con todo lo necesario antes del proceso de la mudanza.
  • Debes tener todo el material necesario para proteger los bultos a tu disposición. Ahorrarás mucho tiempo planificando, te puede faltar algo en mitad de la mudanza y hacerte perder mucho tiempo. Compra papel de embalar, cajas, fundas protectoras, trapos, cinta aislante, e incluso una carretilla para no lastimarte haciendo esfuerzos con pesos.
  • Haz una lista de las cajas que vas a necesitar, y haz una previsión del contenido de su interior.
  • Etiqueta y numera las cajas. Así sabrás rápidamente de que habitación es cada una.
  • Remarcar con diferentes etiquetas las cajas que contengan objetos frágiles o de mayor importancia.
  • Ten muy presente la documentación importante como los pasaportes, diplomas o certificados, la joyería y demás objetos de valor. Suele ser más fácil de perderlos debido a ser papeles o elementos de pequeño tamaño. Identifícalos a conciencia.
  • Protege los objetos que tengan mayor fragilidad y organízalos juntos, las bombillas junto con las lámparas correspondientes y los aparatos electrónicos con todos y cada uno de sus cables o conexiones.

Bueno, ya ha pasado lo peor. Pero no cantes victoria, ¡aún queda desembalar todo!

Esta última fase de la mudanza necesita de ayuda conjunta. Lo más adecuado y preciso para la optimización de tiempo es contar con todos los integrantes de la familia disponibles. Se procederá a planificar las estancias donde estarán cada uno de ellos y el número de cajas que deberán desembalar por persona.

  • Como es lógico, empezaremos por desembalar las cajas que en su interior están los objetos de mayor importancia.
  • Se pueden reutilizar las cajas, siempre y cuando estén en buen estado. Si no es así, lo mejor es que se vayan organizando en un mismo lugar, a poder ser, dobladas, ya que ocupan mucho menos espacio, para más tarde llevarlas todas juntas al contenedor de cartón.
  • Lo primero si tenemos objetos de montaje serán las camas y los muebles para ir colocando la ropa.
  • La cocina es una de las estancias más complicadas. Desembala con sumo cuidado ya que tendrás cuchillos y elementos punzantes. Dale en el orden la segunda en prioridad.
  • Los baños serán la siguiente parte más importante. Aunque resulta más sencillo que las otras estancias puesto que casi no hay objetos de montaje, a no ser que cuentes con algún mueble especial. Por lo general son productos de aseo y limpieza del cuerpo.
  • Dejaremos por último las zonas comunes.

Cada mudanza es tan diferente como cada familia. El número de bultos y número de integrantes que pueden ayudar influye directamente en el desarrollo de cualquier mudanza. A pesar de las diferencias que puedan existir, tener clara una buena planificación y hacer acopio de todo lo necesario resulta imprescindible sea cual sea la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.