depuradora piscina

Cuida tu piscina cambiando una depuradora de arena por una de sal

En temporada de verano la piscina es el aliado perfecto para refrescarnos y pasar tardes de ocio en familia. El mantenimiento es una de las tareas más importantes, no solo para los distintos mecanismos de la piscina, también para tu salud.

Ya hemos visto como el realizar un mantenimiento periódico de la piscina reduce el consumo, mejora los niveles de pH del agua, previene las fisuras y roturas del vaso, etc.

Uno de los elementos más importantes de la piscina es la depuradora de agua. Ésta es la encargada de filtrar todas las impurezas, mover el agua y mantener al día la calidad del agua para que sea apta para el baño. Por lo tanto, será prioritario mantener en orden la depuradora.

Existen muchos tipos de depuradoras. Vamos a hacer un repaso de los más habituales.

Depuradora de cartucho

Como su propio nombre indica, el cartucho es el encargado de realizar la filtración. Suelen durar un año aunque es necesario hacer un mantenimiento (lavado contracorriente) una vez a la semana. Son los más económicos y fáciles de manipular.

Depuradora de arena

Las depuradoras de arena usan la arena de sílice como filtro. Son muy eficaces y duraderas, además de tener un nivel de filtrado muy alto. La arena de sílice puede durar entre 4/5 años siempre que se realice un mantenimiento básico de la piscina.

Cambia la depuradora de arena por una de sal

En temporada de verano la piscina es el aliado perfecto para refrescarnos y pasar tardes de ocio en familia. El mantenimiento es una de las tareas más importantes, no solo para los distintos mecanismos de la piscina, también para tu salud.

Ya hemos visto como el realizar un mantenimiento periódico de la piscina reduce el consumo, mejora los niveles de pH del agua, previene las fisuras y roturas del vaso, etc.

Uno de los elementos más importantes de la piscina es la depuradora de agua. Ésta es la encargada de filtrar todas las impurezas, mover el agua y mantener al día la calidad del agua para que sea apta para el baño. Por lo tanto, será prioritario mantener en orden la depuradora.

Existen muchos tipos de depuradoras. Vamos a hacer un repaso de los más habituales.

Cambia la depuradora de arena por una de sal

Depuradora de cartucho

Como su propio nombre indica, el cartucho es el encargado de realizar la filtración. Suelen durar un año aunque es necesario hacer un mantenimiento (lavado contracorriente) una vez a la semana. Son los más económicos y fáciles de manipular.

Depuradora de arena

Las depuradoras de arena usan la arena de sílice como filtro. Son muy eficaces y duraderas, además de tener un nivel de filtrado muy alto. La arena de sílice puede durar entre 4/5 años siempre que se realice un mantenimiento básico de la piscina.

Depuradora de vidrio filtrante

En este tipo de depuradora el elemento filtrante es un vidrio especial. Se trata de un vídrio machacado con los cantos romos (no cortantes). Entre las ventajas de este sistema, el período de duración del elemento filtrante, que puede llegar hasta los 10 años. A diferencia de los cartuchos de arena, el vidrio filtrante no se apelmaza. Por lo tanto, no es necesario realizar lavados contracorriente de forma tan habitual como los otros sistemas.

Otras ventajas del vidrio filtrante:

  • Mejora la calidad y claridad del agua.
  • Mayor capacidad de filtración.
  • Menor probabilidad de contaminación por grasas.
  • Se necesita menos cloro
  • Resistencia muy alta al desgaste.

Depuradora con filtros de diatomeas

Las diatomeas son unas algas unicelulares microscópicas. Por lo tanto, es un producto natural, inocuo y no presenta riesgos para la salud o contaminación. Es capaz de filtrar la arena y suciedad, además de esterilizar el agua de la piscina. Está considerado el mejor filtro para depuración.

Depurar con sal

Junto a la depuradora, los cloradores salinos son uno de los mejores aliados para tener una piscina 100% saludable y sana. Son todo ventajas frente a los sistemas tradicionales de clorado y desinfección. La electrolisis salina se convierte, por tanto, en el mejor sistema de tratamiento y desinfección del agua.

La sal es cloruro de sodio. La dispersión de sal en el agua se encarga de mantener unos niveles óptimos de salubridad. Debes añadir 4 kg de sal pura por cada 1000 litros de agua.

  • El funcionamiento es sencillo. Debes intercalar a la salida de la depuradora un clorador salino (en bypass, para facilitar el mantenimiento de la piscina) que se encargará de añadir una cantidad determinada de cloruro sódico al agua de la piscina (dependerá del volumen de la misma).
  • Todos los cloradores están diseñados para poder instalarlos intercalados en la ida de agua, a la salida de la depuradora.
  • Simplemente, tendrás que colocar los insertos de la medida de tus tuberías.
  • La sal disuelta en el agua pasa por unos electrodos de titaniointercaladas en el circuito de agua.
  • Al pasar por los electrodos, el cloruro sódico se convierte en un desinfectante natural capaz de destruir algas, baterías y hongos.

Luego se reconvierte en sal. Por lo tanto, la pérdida es mínima.

Puedes colocar un clorador salino en tu piscina. Lo única salvedad es que tendrás que buscar un modelo adaptado al volumen de la misma.

Las ventajas de usar un clorador salino son:

  • Al no usar cloro, evitas el enrojecimiento de ojos y las reacciones cutáneas.
  • No hay peligro de reacción por la adición de componentes químicos.
  • Reduces la emisión de químicos al medioambiente.
  • Montaje sencillo y consumo muy reducido.

Tras leer este artículo esperamos que tengas todo mucho más claro sobre el mundo de las depuradoras de piscinas. ¡Aplica lo aprendido a la tuya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.