óxido

Eliminar óxido de buzón, verja y puerta

El exterior de nuestro hogar cuenta con diferentes elementos que se enfrentan día a día al paso del tiempo y a las variaciones climatológicas. En el caso de los fabricados en metal, como algún tipo de puerta, verjas o buzones, el óxido hará acto de presencia y será necesario realizar mantenimiento para evitar tener que cambiarlos prematuramente. Te enseñamos cómo hacerlo.

La protección que sobre los elementos metálicos del exterior de tu hogar ofrecen las capas de materiales especialmente indicados para evitar la aparición de óxido no son eternas ni invulnerables. Esto supone que con el paso de los años se puertas, verjas o buzones puedan oxidarse llegando incluso a descomponer los materiales férricos que las componen y provocando por tanto su rotura.

verja óxido

 

Recuerda poner especial atención a la prevención, realizando periódicos tratamientos protectores al metal utilizando lubricantes y protectores contra óxido. Esto alargará la vida de nuestros elementos de exterior y retrasará considerablemente la aparición del óxido.

Evaluar el nivel de daños

Debemos examinar el mueble de jardín o elemento metálico que queremos tratar y analizar si ha aparecido óxido o si el problema es algo más grave y ha comenzado la corrosión.

puerta candado óxido

En el primer caso podremos eliminar el óxido por completo y de manera sencilla para después realizar un nuevo proceso de tratamiento protector del metal. Si por el contrario nos encontramos en el segundo caso y ha comenzado la corrosión del metal estamos en una situación de peligro para nuestro mueble, buzón, verja o puerta. Deberemos sanear la zona eliminando la parte afectada y sustituyéndola por una chapa del mismo espesor que soldaremos en su lugar.

Eliminación del óxido

El proceso para eliminar el óxido si no ha habido corrosión es el siguiente.

  • En el mantenimiento regular, tendremos que lubricar las partes móviles metálicas (cerraduras, bisagras, etc.) Para la cerradura utiliza un limpiador de grafito, son los mejores para el correcto funcionamiento de los bulones de la cerradura.
  • Un truco sencillo, consiste en pasar la llave por la mina de un lapicero. Las minas de los lapiceros son de grafito.
  • Si la aparición del óxido es pequeña y está localizada en un punto pequeño, vamos a quitar todo el óxido que recubre al metal con la ayuda de lana de acero.
  • Es importante que te pongas guantes, para evitar que la lana de acero dañe tus manos. Frota enérgicamente hasta eliminar el óxido y llegar hasta el material metálico.
  • Si las incrustaciones de óxido están más extendidas, te puedes ayudar, siempre utilizando guantes y gafas de protección, un cepillo metálico.
  • Cepilla la superficie hasta eliminar completamente los restos de oxido adheridos al metal. Para terminar, puedes pasar la lana de acero y dejar así un acabado perfectamente liso.

Consejos para un bricolaje más fácil

  • Un truco que te ayudará a trabajar menos es utilizar productos especiales y específicos para combatir el óxido y limpiar. Aplica el producto, deja que actúe y después pasa el cepillo metálico o la lana de acero. Con este producto, al ser un desplazador de la humedad estarás protegiendo el metal.
  • Una vez limpia la superficie, pasa un paño o un trapo para quitar los posibles residuos. Ten en cuenta que para pintar el buzón de entrada, tiene que estar completamente limpio y sin restos de grasa.
  • Para terminar, tendremos que cubrir y proteger nuestro buzón con pintura protectora.
  • Es importante que sigas las recomendaciones del fabricante de la pintura. Con una paletinacubre toda la superficie del buzón y deja secar. En caso de tener que aplicar otra mano, espera a que la primera mano esté completamente seca y procede a aplicar la pintura protectora.
  • Te recomendamos que utilices pintura para metales. Ten en cuenta que en algunos casos es posible que tengas que dar, antes de aplicar la pintura, una imprimación para garantizar el agarre de la pintura.
Restaurar los elementos del exterior de tu hogar fabricados en metal es tan fácil que no te lo crees siguiendo estos consejos. El óxido puede eliminarse y se pueden tomar todas las medidas necesarias para evitar la corrosión en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.