alfombras

Limpieza y mantenimiento de alfombras

Como elemento decorativo que rompe la monotonía de nuestros suelos y como aislante que permita conservar el calor de nuestro hogar durante el invierno. Las alfombras de nuestro hogar tienen muchos aspectos beneficiosos pero, muestran una tendencia a acumular suciedad y manchas a la que tenemos que poner remedio de forma periódica.

Dependiendo del tipo de tejido y de que ha provocado la mancha tendremos que recurrir a productos especializados y soluciones caseras que han formado parte de la sabiduría popular durante años. Antes de solventar esos problemas específicos detallaremos el cuidado habitual que darle a nuestras alfombras.

Si la alfombra es nueva conviene barrer regularmente durante unas semanas antes de usar por primera vez la aspiradora. Debemos pasar una escoba suave y en dirección del pelo.

Los materiales más delicados son la lana, con la que tendremos que tener especial cuidado a la hora de utilizar aparatos eléctricos y la seda con la que es obligatorio utilizar cepillos suaves.

Resultado de imagen de alfombra aki

A la hora de limpiar manchas específicas, debemos ocuparnos de su limpieza lo antes posible evitando que se sequen. Debemos coger un papel o tela para absorber lo que ha provocado la mancha, si se trata de grasa (aceite, mantequilla, cosméticos…), se aplica directamente de los extremos al interior para evitar que la mancha se extienda. Si no son grasas, mezclaremos agua con amoniaco y pasar un tejido absorbente, de algodón, por encima de las manchas. Se debe hacer varias veces hasta hacer desaparecer las manchas. Después se debe poner un trapo con peso encima y se deja un día entero. Otra solución para las manchas no grasas es mezclar agua con un detergente neutro y aplicar posteriormente un disolvente.

Si se trata de una sustancia sólida tenemos que rascar con cuidado utilizando un cuchillo o cuchara. Para chicles o parafina tenemos que enfriar previamente con hielo. El esmalte de uñas se elimina utilizando acetona y posteriormente un disolvente de limpieza en seco.

Resultado de imagen de alfombra aki

Para todo tipo de manchas una vez hemos realizado la limpieza debemos concluir la operación limpiando con agua templada que luego absorberemos con tela o papel.

Los líquidos más difíciles de eliminar son el café, té,  zumos de fruta, tinta y el vino tinto. La penetración dentro de la fibra de la alfombra es más rápida y permanente cuando se trata de un líquido caliente o ácido, como el café.

Cualquier imprevisto se puede arreglar y puedes lograr que tus alfombras se mantengan impolutas pese al uso continuado prolongando su vida en nuestro hogar de una forma tan fácil que no te lo crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.