piscinas desmontables tubulares

Piscinas desmontables tubulares: una solución muy rentable

En artículos anteriores hablábamos de cómo montar y mantener una piscina hinchable, así como de sus ventajas y beneficios frente a otras. Ahora le toca el turno a las piscinas desmontables tubulares. Las piscinas desmontables tubulares son cómodas, útiles y económicas. Otra opción genial para disfrutar del verano de una forma refrescante. A continuación, vamos a dar diferentes consejos, tanto de instalación como de mantenimiento. Verás como tener tu piscina es tan fácil que no te lo crees.

Decide cuál será su lugar

No se puede empezar la casa por el tejado. Debemos tener en cuenta que el lugar donde vaya a estar la piscina, tiene que estar lo suficientemente cerca para que pueda llegar una manguera y una toma de luz para conectar la depuradora. Si no quieres que los materiales de tu piscina desmontable se degraden a un ritmo vertiginoso, piensa en que también esté a la sombra las horas más calurosas del día, no conviene que esté continuamente al sol a pesar de contar con materiales acondicionados a altas temperaturas. Asegúrate también que el suelo de tu terraza puede aguantar la piscina.

La base de tu piscina desmontable tubular también es importante

En primer lugar y como es lógico, la piscina desmontable deberá ir sobre un terreno liso, firme y sin inclinación. Para ello, primero marcaremos la zona donde la instalaremos.

Marcamos el terreno donde va a estar colocada la piscina. Eliminaremos objetos o elementos que pudieran dañar la piscina, colocando una malla antihierbas si fuera necesario. La arena fina de río suele ser muy adecuada gracias a su carencia de sal. Servirá con una base de 2 centímetros extendida de manera uniforme. La humedecemos y pasamos un rodillo sin olvidarnos de nivelar al mismo tiempo.

Si la piscina desmontable tubular tiene una gran capacidad y ejercerá mucho peso y presión sobre el suelo, es preferible que se coloque en un suelo de hormigón.

piscinas desmontables tubulares

¿Cómo instalamos nuestra piscina desmontable tubular?

Tras dejar la base de la piscina con las condiciones óptimas, extenderemos una lona de suelo para que el linier no contacte con el terreno y termine estropeándose.

Desenrollamos el linier y nos aseguramos que no falta ninguna pieza, acto seguido dejamos enfocado el agujero para la depuradora lo más cerca posible de la toma de corriente.

Ya es momento de empezar a montar nuestra piscina:

  • Comenzaremos con uno de los tubos que conforman el borde superior de la piscina, los que van paralelos al suelo y lo introduciremos por la apertura correcta del linier.
  • En uno de los extremos del tubo manipulado, insertaremos una “Te” de conexión y lo aseguraremos con el material que el fabricante haya incluido: tornillos, rosca…
  • Seguiremos en una misma dirección hasta haber construido todo el recorrido del linier.
  • Llega el momento de colocar los soportes que sujetarán la piscina. Primero colocaremos los tapones en las patas para que no se hundan en el terreno y las introduciremos en el orificio de las “Tes” que mire hacia abajo.
  • Cuando tengamos la estructura lista y terminada, la balancearemos para asegurarnos de que todo está correctamente sujeto.
  • Procederemos al llenado de la piscina observando que la armadura de esta sigue estando en perfectas condiciones. ¡Ojo! En caso de que la piscina tenga depuradora, hay que conectarla al sistema de filtrado antes de llenarla.

 

Depuración y desinfección de la piscina desmontable tubular

No debemos olvidar que la calidad del agua no es sólo función de los productos químicos con los que cuidamos nuestra piscina desmontable, también existen una serie de accesorios que velan por el mismo objetivo.

Un buen sistema de depuración será clave en la calidad del agua de nuestra piscina. Normalmente, este tipo de piscinas se comercializan junto con un pequeño filtro de cartucho de reducido tamaño. Este, mueve el agua gracias a un pequeño motor, produciendo que el agua pase por dicho filtro y deposite los desechos o impurezas. Pero debido a las dimensiones del filtro, puede resultar algo tedioso mantener el agua limpia mediante este tipo de accesorio, empujándonos a emplear mayor carga de productos químicos.

Si el uso va a ser alto, realizar una inversión, aunque no sea muy grande en una depuradora de arena sería lo ideal.

Elegir esta opción nos dará la posibilidad de acoplar dos válvulas a la bomba que nos posibilitarán extraer el agua de la toma normal de la instalación y poder insertar en la otra un limpiafondos.

Depuraremos mucho más tiempo el agua de la piscina, obtendremos más superficie de filtración y la calidad de agua se elevará notablemente.

Como habrás podido comprobar, tener una piscina desmontable tubular es una excelente opción para combatir las olas de calor del verano. ¡Hazte con una!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.