Piscinas hinchables para disfrutar de un verano en familia

Para darte un chapuzón en tu jardín, una de las soluciones más prácticas es instalar una piscina hinchable en la que poder refrescarte en las tardes más calurosas.

Existe una gran variedad de este tipo de piscinas en el mercado, por lo que no te resultará difícil encontrar una que se ajuste a las necesidades de tu jardín. Desde modelos con poca profundidad para que disfruten los más pequeños, hasta piscinas más grandes para que pueda bañarse toda la familia. Hoy, te contamos algunas de las ventajas de las piscinas hinchables, cómo puedes prepararlas para el verano y cómo mantenerlas durante la temporada de baño.

Ventajas de las piscinas hinchables

Comprar una piscina hinchableTanto si tienes una casa con un gran jardín como si dispones de una terraza algo más pequeña, hay distintos tipos de piscinas hinchables que puedes instalar este verano en tu hogar. Algunas de las ventajas de este tipo de piscinas son:

  • Solución económica: las piscinas hinchables son mucho más económicas que las piscinas de obra, las de chapa enterrada o las tubulares de mayor tamaño. Puedes encontrar una gran variedad de precios de estas piscinas que se adaptan a todos los bolsillos.
  • Fácil instalación: su instalación es bastante sencilla. Solo necesitas hinchar la piscina, bien los laterales o un aro superior. A continuación, llena la piscina con agua corriente y revisa los niveles de pH y cloro. Normalmente en las piscinas de poco volumen no debes tener problemas con los valores de los componentes, ya que utilizas la misma agua con la que te duchas, pero siempre es recomendable revisar los niveles cada cierto tiempo por precaución.
  • Portátiles: esta es una de sus principales ventajas, ya que te permite trasladar tu piscina de una zona a otra de tu jardín. Recuerda que si ya la tienes instalada y quieres moverla, es necesario vaciar la piscina, cambiarla de sitio y volver a llenarla en su nueva ubicación.
  • Ocupan poco espacio de almacenamiento: una vez que termina la temporada, deberás vaciarlas y desinflarlas. De esta forma, podrás doblar el plástico y guardar la piscina hinchable sin ocupar mucho espacio.

Piscina hinchable

  • Puedes desinstalarlas cuando quieras: otra de las ventajas de estas piscinas en relación a las piscinas de obra o las de acero, es que puedes desinstalarla de forma sencilla y cuando te apetezca. Es muy práctico si tienes un jardín o un patio pequeño donde no tienes espacio para un comedor y una piscina al mismo tiempo. Si tienes una piscina hinchable, puedes desinstalarla para ganar espacio y colocar otros muebles y volver a instalarla cuando te apetezca.
  • Variedad de tamaños: existe una amplia gama de piscinas hinchables que puedes encontrar en el mercado. Mide bien las dimensiones de tu jardín y establece el espacio en el que vas a instalar tu piscina, seguro que encuentras una piscina que se ajusta a tus necesidades.
  • Menos pesadas: los modelos más pequeños tienen una menor capacidad para acumular agua, por lo que se pueden poner en terrazas y azoteas ya que, una vez llenas, no tienen un peso excesivo que pueda afectar al terreno.

Cómo instalar una piscina hinchable

Cuando compras una piscina hinchable en pleno verano, lo primero que piensas es en dónde hacerle un hueco para instalarla y darte el primer chapuzón de la temporada. Para montar una piscina de este tipo, será necesario seguir estos pasos:

  1. Revisa el terreno en el que vas a instalar la piscina hinchable: especialmente si vas a colocarla en el jardín. Asegúrate de que la zona esté limpia y que no haya ramas o piedras que puedan rasgar el suelo de la piscina.
  2. Abrir el paquete y asegurarte de que todos los elementos están en perfecto estado: hay modelos que incluyen una depuradora de cartucho o un kit de reparaciones por si el plástico sufre algún daño. Fíjate también en las paredes de la piscina para asegurarte de que todo está en buenas condiciones.
  3. Extiende el plástico sobre la superficie: coloca la piscina en la ubicación que tenías prevista y estira el plástico hasta ocupar la zona en la que quedará instalada.
  4. Hinchar la piscina: puedes ayudarte de un inflador, sobre todo, si la piscina es muy grande y necesitas mucho aire para hincharla. Puedes encontrar algunos modelos en los que será necesario llegar de aire tanto las paredes como asientos o respaldos que incluye la piscina. En otros casos, basta con inflar un aro que subirá con el nivel del agua mientras se llena la piscina.
  5. Llenar la piscina de agua: una vez que tienes la estructura hinchada, puedes pasar a llenar la piscina. Puedes utilizar una manguera para llenarla. Aunque el agua que utilices provenga del agua corriente, es recomendable realizar un primer análisis de los niveles de pH y cloro y repetirlo periódicamente para asegurarte de que está en perfectas condiciones para el baño.
  6. Disfrutar de tu piscina: ya está todo listo, ahora ¡disfruta de tu piscina en familia! Recuerda que los más pequeños siempre deben estar acompañados de adultos para que estén seguros durante el baño.

Cuidados para las piscinas hinchables

Piscinas hinchablesLas piscinas hinchables suelen estar fabricadas con PVC por lo que, al inicio de cada temporada, deberás revisar la superficie para asegurarte de que no hay ninguna grieta que haya que reparar.

Durante la temporada de verano, algunas de las cuestiones que tendrás que tener en cuenta para el mantenimiento de las piscinas hinchables son:

  • Una vez instalada la piscina, para evitar que el agua se ponga turbia, es importante utilizar cloro. Para aplicar el producto en este tipo de piscinas, se recomienda utilizar dosificadores flotantes para que distribuyan el cloro.
  • Para mantener limpia la superficie del agua, utiliza un recogehojas y retira los restos de vegetación o insectos que puedan quedar arriba para que no terminen ensuciando el fondo de la piscina hinchable.
  • Si tu jardín tiene una superficie irregular, puedes usar los protectores de suelo de piscinas para que el PVC no entre en contacto directo con el terreno, así evitarás posibles roturas o desgaste del material.

Comprar piscinas hinchables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *