Reparación

Reparación y mantenimiento de tu hogar (Volumen 10)

Cuando hacemos cambios en nuestro hogar es frecuente que nos encontremos sorpresas en las paredes de las habitaciones o en la parte exterior de nuestra casa. Nos referimos con sorpresas a agujeros o desconchones.

Las paredes sufren mucho. Es la parte de la casa que menos se cuida y con el paso del tiempo se deterioran más, en comparación con el mobiliario de la casa.

Cuando colgamos un cuadro, un espejo, un armario tenemos que hacer agujeros, los cuales no se verán hasta que no retiremos los objetos.  En el caso de que peguemos algo en las paredes provocaremos desconchones cuando vayamos a retirarlo. Tanto en un caso como en el otro, la imagen de la pared se deteriora y hace que parezca vieja.

Agujeros

Como hemos comentado anteriormente cuando colgamos  cuadros, muebles empotrados, etc nuestras paredes sufren, los agujeros que hagamos se quedarán para siempre en ellas, pero podemos solucionarlo tapándolos. ¿Cómo tapamos los agujeros?

Lo primero de todo, retiramos el taco que haya incrustado en la pared. Para retirarlo nos ayudaremos de un tornillo o escarpia para que nos sea más cómodo. Cuando tengamos unidos el tornillo o escarpia al taco, con unos alicates tiraremos para sacarlo del todo de la pared.

Una vez que tengamos el taco sacado, limpiaremos el trozo de la pared que esta afectado; polvo, suciedad y trozos desprendidos, todo lo que haya.

Con la superficie limpia, colocaremos pasta de reparación para cubrir agujeros. Pondremos una capa gruesa para que cubra por completo y no disminuya con la humedad. Antes de colocar la pasta de fijaciones es aconsejable humedecer la pared.

La pared la rellenaremos con una espátula de carrocero. Se caracterizan por su flexibilidad ya que se adaptan perfectamente a todas las superficies.Tenemos que asegurarnos que la pared dañada esté totalmente cubierta.

Para terminar reparando la pared tendremos que tener en cuenta las características de esta. Es decir, si es una pared lisa o de gota. En el caso de que sea una pared lisa, repasaremos la superficie con un taco de lija y aplicaremos la pintura. Si es de gota crearemos el mismo dibujo que hay en la pared.

Desconchones

Para repararlos tendremos que seguir los siguiente pasos:

En primer lugar, retiramos los restos de pintura y pared desprendida para que no quede ningún rastro que nos dificulte el trabajo. Del mismo modo que retiramos los restos, limpiamos la zona afectada. Si el desconchon es poco profundo será suficiente utilizar una pasta de reparación multiusos.

Antes de comenzar a expandirla por toda la zona, deberemos humedecer esa parte de la pared. Para colocar la pasta, del mismo modo que cuando se produce un agujero, es aconsejable hacerlo con una espátula de carrocero, es flexible y se adapta perfectamente a todo. La aplicación del producto es mejor hacerla poco a poco, no de golpe, así vemos la cantidad de producto que necesita la superficie. Un detalle muy importante es dejar secar el producto entre capa y capa, para que se adhiera perfectamente.

Cuando terminemos solo quedará pintar la superficie del mismo color que el resto de la pared.

Siguiendo el paso a paso, tanto de agujeros como de desconchones no tendrás ningún problema a la hora de renovar tus paredes dejándolas como el primer día. Nadie sabrá que antes había imperfecciones. ¡Solo quedar ponerse manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *