reparación y mantenimiento

Reparación y mantenimiento (Volumen 2)

En el volumen 2 de “Reparacion y mantenimiento de tu hogar” os enseñaremos cómo optimizar el uso de la energía aislando puertas y ventanas. En invierno, la calefacción es uno de los elementos imprescindibles en el hogar. Una de las mayores preocupaciones es conseguir el mayor ahorro posible en la factura de la luz sin perder confort y comodidad. Pongámonos manos a la obra.

Cómo aislar puertas

Uno de los puntos de mayor pérdida de frío y calor son las puertas, tanto por la zona del marco, como por la zona del suelo. Unos milímetros son suficientes para restar eficiencia energética a tu hogar. Un truco muy efectivo es situar la llama de un mechero en las zonas por las que crees que entra aire del exterior. Comprobarás si tus sospechas eran ciertas. Ante este problema, te proponemos diversas soluciones.

Unión de la puerta con suelo

Lo ideal es usar un perfil que no bloquee el paso de aire, pero evite que haya corriente. Se adaptan a distintas medidas y colores. No olvides, en primer lugar, medir el ancho de la puerta, marcando el perfil con la misma medida. A la hora de cortar el perfil, para conseguir un buen acabado y un corte fino, utiliza un arco de sierra con hoja para metal y una caja de ingletes. Antes de colocarlo, desengrasa la zona con alcohol de quemar.

Marco de la puerta

Para mejorar el aislamiento en el marco de puerta usaremos burletes. Los burletes son perfiles adaptativos que cierran las pequeñas separaciones que existen entre puertas y marcos. Su colocación es muy fácil y sencilla. Primero deberemos limpiar la zona con alcohol como en el montaje del perfil. Así aseguraremos su adherencia. Retiramos el papel adhesivo y colocamos.

Cómo aislar ventanas

Para aislar las ventanas utilizaremos los burletes mencionados para aislar los marcos de las puertas. Podemos elegir entre diferentes colores, medidas, anchuras… Son un elemento fácil de colocar que aporta muchas ventajas en el aislamiento de tu hogar. Corta el burlete con unas simples tijeras a la medida de tu ventana. Asegúrate de adquirir el burlete del grosor adecuado para que tu ventana cierre correctamente. No por más grosor aísla mejor.

Otros aislantes

Muchos son los elementos que pueden sumar a la hora de aislar tu hogar. Los elementos textiles funcionan como barrera, así que ten en cuenta que las cortinas, estores y alfombras frenan la transmisión del frío.

Las maderas como el friso, suelo laminado, o corcho  además de ser decorativas, también sirven como aislantes.

Como habrás podido comprobar, aislar tu hogar con nuestros consejos… ¡Es tan fácil que no te lo crees!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *