puerta chirria

Reparar una puerta que chirría

En el momento de máxima tensión de cualquier película de terror una puerta se abre haciendo un ruido estremecedor que sobrecoge el corazón de los protagonistas ¡y de los espectadores! En la vida real puede que no haya tantos sustos ni pánico, pero resulta igual de desagradable y puedes despertar a toda la casa si la abres o cierras de noche. Para evitar esas incómodas situaciones, hoy te enseñamos cómo reparar una puerta que chirría.

El temible ruido que con el paso del tiempo acaba por volverse terriblemente molesto se origina principalmente en las partes metálicas de la puerta, bisagras o pernios. La grasa que facilita el juego entre piezas cada uso se desgasta o solidifica de forma que el movimiento se vuelve dificultoso en cada apertura y cierre produciendo sonidos por la fricción entre las piezas.

pernios

Para evitar esta situación primero debemos intentar evitarla realizando un correcto mantenimiento de la puerta. Si ya estamos en el punto en el que el ruido es insoportable la reparación de cualquier puerta de nuestro hogar (principal, habitaciones, garaje, etc.) es tan fácil que no te lo crees.

Cómo realizar el mantenimiento de nuestras puertas

Resulta sencillo mantener nuestras puertas en perfecto estado con muy poco esfuerzo. Un trapo y lubricante es suficiente. Recuerda que es muy importante no utilizar algunos de los “trucos caseros” más extendidos como el uso de aceite de oliva u otros tipos de aceites. Al ser excesivamente untuosos lo único que conseguiremos es aumentar la acumulación de grasa y suciedad en los diferentes elementos de apertura, cierre o sujeción de nuestra puerta.

puerta reparar

Dirigiremos el pulverizador de doble acción que vamos a utilizar hacia cada uno de los pernios a lubricar. la Vamos a dirigir la cánula hacia el pernio y vamos a lubricar. Cada vez que lo aplicamos abriremos y cerraremos la puerta para asegurar que se reparta  el producto por toda la pieza. Con el trapo limpiaremos con cuidado para no dejar manchas en la puerta toda la suciedad que el producto arrastre fuera de la unión metálica concluyendo el mantenimiento de la puerta y al mismo tiempo eliminado la suciedad.

Puede que sea necesario una limpieza en profundidad. En ese caso deberemos descolgar la puerta y limpiar las piezas por separado ya que el desgaste producido es demasiado para subsanarlo con una limpieza superficial.

Cómo reparar la puerta y evitar que haga ruido

Para la reparación de la puerta y la sustitución de bisagras o pernios si es necesario necesitaras la ayuda de otra persona. Pese a ser una sencilla tarea de bricolaje, el peso de la puerta puede resultar excesivo así que una ayuda extra te permitirá realizar todos los pasos rápidamente.

Lo más sencillo es quitar una bisagra atornillada. En este caso solo con el uso del destornillador mientras la otra persona sujeta la puerta para reducir la tensión es los tornillos es suficiente para retirar todas las piezas.

pernios reparar puerta

Si nos enfrentamos a una puerta con pernios. Necesitarás de una palanca para sacar la puerta. Una vez retirada, deberás utilizar el lubricante para limpiar pernios y bulones.  Repasa las piezas el tiempo necesario ya que esta tarea de bricolaje solo tiene la complicación de sacar y volver a colocar en su sitio la puerta, siendo el resto del proceso realmente sencillo. Con la puerta de nuevo en su lugar, abre y cierra varias veces la misma para asegurarte de que todos los ruidos han desaparecido.

Se acabo sufrir, tener sustos inesperados o notar como tus puertas se convierten en un silbato para perros. Reparar las puertas de tu hogar es una tarea que todos podéis realizar siguiente nuestros consejos. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.