Idea de la web Bonitismos

Reutiliza los tapones de corcho y decora

El corcho es uno de esos materiales que hay en todo hogar, aunque sea en forma de tapones de botellas. Por eso hemos recopilado algunas ideas para hacer tú mismo con corcho, así, no sólo reutilizarás el material sino que además darás un toque creativo a tu casa.

Comencemos por decir que el corcho es la corteza del alcornoque y tiene una serie de cualidades únicas: es ligero (el 88% de su volumen es aire), es muy elástico (de ahí que se use para tapones, porque pueden comprimirse hasta la mitad de su longitud y recuperar su forma), es impermeable y tiene un gran poder calorífico y es aislante térmico. Todas estas cualidades inigualables que el ingenio humano no ha sido capaz de imitar se concentran en el corcho, el material protagonista de este post.

Salvamanteles de corcho

Idea de la web Bonitismos

 

Para aprovechar la cualidad como aislante térmico del corcho, proponemos realizar un salvamanteles a base de tapones de botellas. Se trata de un sencillísimo proyecto de bricolaje para el que necesitarás:

Para hacer un trabajo como el que vemos en la imagen, sugerido en la web Bonitísimos, empieza por juntar todos los tapones de corcho que hayas podido reunir y colocarlos en círculo.

Una vez hecho esto, puedes pegar algunos de ellos con pegamento para asegurarte de que mantienen la posición deseada cuando le estés colocando la sujeción de alrededor.

Ya sólo te queda rodear el círculo formado con corchos con algo fuerte que los mantenga unidos como una abrazadera, unas bridas de acero e incluso alambre, que los puedes encontrar de diferentes colores para dar un toque más fresco al salvamenteles.

Si has mezclado distintos tipos de tapones de corcho, quizás convenga cortar o lijar un poco los que sobresalgan, ya que es importante conseguir que las superficies sean planas para que cualquier cacerola caliente quede estable sobre el salvamanteles.

¡Y ya está! Ya puedes poner encima cualquier olla o plato caliente que los corchos mantendrán tus muebles a salvo del calor.

Alfombrilla de corcho

La Casa Ecohabitada nos brinda una magnífica idea para dar un aire nuevo a la puerta de casa o a cualquier otra estancia con esta alfombrilla hecha de corcho que vemos en la imagen de abajo. La realización de este felpudo es sencillo y los materiales que necesitarás son los siguientes:

  • Placa de corcho liso
  • Varias decenas de tapones de corcho (dependiendo del tamaño que se quiera realizar)
  • Adhesivo especial para corcho

CASA ECOHABITADAPara comenzar es necesario conseguir una superficie plana sobre la que posteriormente colocaremos los tapones de corcho. Lo ideal es que se trate también de una lámina lisa de corcho que se puede cortar en el tamaño que desees.

Si te resulta difícil de encontrar, puedes reutilizarlo de algún corcho viejo que tengas, ya que, al ser utilizado como base, no se verá el estado del material. Además, si tienes pensado utilizarla para la ducha, puedes usar una base de plástico para evitar resbalones.

Una vez cortada la base, que tendrá un tamaño u otro dependiendo del uso que le vayas a dar, hay que cortar los tapones en dos en dirección vertical. Así, todas las piezas de corcho tendrán una base lo suficientemente plana como para que sea sencillo adherirla a la base.

Con todas las piezas de corcho cortadas, comienza a pegarlas con adhesivo especial para corcho. Puedes hacerlo alineadas todas en la misma dirección, como en la imagen intercalando postura vertical y horizontal, e incluso en espiral. ¡La parte más creativa corre de tu cuenta!

Una vez que tengas colocadas todas las piezas con su pegamento, deja que se seque el tiempo que estipula el fabricante del adhesivo y ¡ya tienes tu alfombrilla de corcho hecha! Un proyecto ecológico, económico y elegante para tu hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.