persona limpiando un frigorífico

Trucos de limpieza para la cocina

La cocina es uno de los sitios que más utilizamos de nuestro hogar y por tanto, uno de los que más se ensucian. Diariamente nos ocupamos de dejarla limpia y recogida, pero con el paso del tiempo se van acumulando restos que son más difíciles de eliminar y necesitan que les dediquemos más tiempo.

Normalmente, hacer esto puede ser un proceso algo costoso, pero con los trucos de limpieza adecuados, podremos sacar la suciedad más incrustada sin ninguna dificultad.

Limpiar el horno

El horno es uno de los electrodomésticos que más se ensucian y que más cuesta limpiar. Dependiendo de lo incrustada que esté la suciedad podemos optar por diferentes trucos. Para la limpieza después de cada uso pondremos un poco de jabón negro en una esponja, fregaremos la zona y  la aclararemos con agua caliente.

Guante con esponja

Si por el contrario la grasa está más reseca, disolveremos una taza de bicarbonato de sodio y cuatro cucharadas soperas de cristales de soda en 50 centilitros de agua. Después, los aplicaremos en las paredes del horno y dejaremos que actúe durante toda la noche. Al día siguiente aclararemos con agua caliente y veremos cómo nuestro horno queda completamente limpio.

Limpiar la nevera

La nevera es uno de los electrodomésticos que más limpio debemos de mantener, ya que en ella conservamos nuestros alimentos frescos y congelados. De esta forma, en primer lugar retiraremos las baldas, rejillas y cajones y limpiaremos todo con una esponja empapada en vinagre blanco.

persona limpiando un frigorífico
Imagen de Imujer

Además, si queremos desinfectar por completo las superficies que hayan estado en contacto con alimentos, podemos aplicar una pasta de bicarbonato y agua.

Limpiar la vajilla

Si necesitamos un lavavajillas que sea potente y efectivo podemos hacerlo nosotros mismos. Tan solo necesitaremos 250 gramos de bicarbonato de sodio, 50 gramos de sal fina de cocina, una cucharada sopera de lavavajillas y 75 centilitros de agua. Cada vez que lo usemos lo agitaremos previamente y no deberemos emplearlo para la limpieza de vitrocerámicas.

También, en el caso de ollas y cacerolas, es muy común que después de usarlas la grasa termine quedando incrustada en la parte interior. Para eliminarla fácilmente y que nuestras ollas parezcan nuevas,  bastará con poner dos centímetros de vinagre blanco en la cacerola, taparlo y dejarlo que rompa a hervir. Después lo aclararemos con agua. Por otro lado, si no tenemos prisa o queremos eliminar también la grasa exterior, aplicaremos el vinagre sin calentar y lo dejaremos actuar durante toda la noche.

sartén sucia con grasa
Imagen de Int.reccch

Limpiar el microondas

Otro de los electrodomésticos al que también debemos de dedicar un poco de tiempo para realizar una limpieza en profundidad es el microondas.  Para limpiarlo, llenaremos la tercera parte de un recipiente con una mezcla a partes iguales de vinagre blanco y agua. A continuación, lo meteremos en el microondas y lo calentaremos hasta que hierva. Una vez haya hervido, dejaremos el recipiente dentro durante dos horas y después limpiaremos toda la suciedad que quede en el interior con una esponja.

Limpiar el lavavajillas

En los lavavajillas pueden quedar algunos restos de comida provocando malos olores. Si nos queremos deshacer de ellos, un truco es añadir tres cucharas soperas de bicarbonato de sodio mezclado con el detergente. Por otro lado, también podemos crear nuestro propio lavavajillas líquido vertiendo en un recipiente de 500 mililitros una cucharada de café de bicarbonato de sodio, una cucharada sopera de cristales de soda y dos cucharadas soperas de jabón negro. El resto del envase lo rellenaremos con agua caliente y lo agitaremos cada vez que lo vayamos a usar.

platos encima de un lavavajillas

Limpiar los cubiertos de plata

En el caso de los cubiertos de plata, es muy necesario limpiarlos antes de comer. Así, remojaremos los cubiertos en vinagre blanco y dejaremos actuar durante unas horas. Después, los aclararemos con agua y los secaremos cuidadosamente. Además, habrá que tener especial cuidado con los residuos de limpiar la plata, ya que son tóxicos.

Cubiertos de plata

Limpiar un fregadero de acero inoxidable

Si lo que queremos es que nuestro fregadero vuelva a brillar, tendremos que espolvorear bicarbonato de sodio y frotar con una esponja húmeda. Una vez hayamos terminado, lo aclararemos con agua y lo secaremos con un paño suave.

fregadero brillante

Como podemos ver, conociendo estos sencillos trucos de limpieza para la cocina y empleando cuatro productos principales como el vinagre blanco, el jabón negro, los cristales de sosa y el bicarbonado de sodio, podremos hacer la limpieza a fondo de una forma muy sencilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.