Suelo laminado de madera

Viste tu hogar con madera y hazlo más confortable

La madera es uno de esos materiales que aportan calor de hogar. Ya sea en el suelo, en las paredes, en techos o muebles, consigue hacer acogedora cualquier estancia de la casa.

En esta ocasión hablaremos de cómo poner un suelo laminado de madera, una idea que no sólo es decorativa, sino que además consigue mejorar el aislamiento térmico y acústico de tu casa.

Suelo laminado de maderaAunque es un proyecto al alcance de cualquier manitas, debe hacerse con precisión y paciencia para que el resultado sea óptimo. Para que realmente resulte un trabajo sencillo, es aconsejable comprar el material preparado para su instalación, que viene con las instrucciones, así como con las lengüetas y solapas necesarias para que los tablones encajen a la perfección con poco esfuerzo. Puedes encontrar todo lo que necesitas para tu proyecto en el catálogo de AKI.

Para instalar un suelo laminado de madera o uno de tarima flotante hay que seguir los siguientes pasos:

    1. Toma las medidas del suelo que quieres cubrir para comprar la cantidad adecuada de materiales, una tarea en la que te podrán ayudar en tu tienda de bricolaje de confianza.
    2. Antes de comenzar la instalación, asegúrate de dejar el suelo limpio, seco, estable y nivelado.
    3. Ten en cuenta que lo aconsejable es instalar las tablas en la dirección de la luz natural y teniendo en cuenta la forma de la habitación.
    4. Antes de comenzar a poner los tablones, es muy recomendable poner una membrana de polietileno de 0,2 mm de espesor solapando las juntas para asegurarnos de que el nuevo pavimento no quedará afectado por la humedad.
    5. Si la zona a la que se va a colocar el suelo tiene mucha humedad, es aconsejable colocar una segunda capa de polietileno más gorda para evitar filtraciones.
    6. Generalmente encontrarás una plantilla de instalación en la caja de las láminas de madera preparadas para suelos. Éstas se usan para ajustar las tablas a la misma altura de una forma sencilla.
    7. La primera tabla se coloca con la lengüeta hacia la pared y dejar una junta de entre 8 y 10 mm entre la pared y las tablas colocando varios espaciadores para permitir la natural expansión de un suelo de madera.
    8. Una vez puesta la primera tabla, se ensamblan unas a otras encajándola en las juntas que vienen hechas. Esto hay que hacerlo con paciencia y comprobando que no quedan espacios entre juntas, tablones y paredes.
    9. Al llegar a la última tabla de la fila probablemente tengas que cortarla para ajustarla a la medida de la habitación. En este paso ten en cuenta el dicho “mide dos veces y corta uno” para asegurarte de que encajará a la perfección y recuerda dejar los 8 mm entre la tabla y la pared para cuando se dilaten los tablones.
    10. Si el corte del tablero se va a realizar con una sierra de mano, recomendamos que se haga con la cara de la madera hacia arriba, sin embargo, si se va a hacer con una sierra de calar, la tabla debe colocarse al revés para evitar que se astille.
    11. El resto de filas de tablas se colocan de la misma manera: ensamblando las justas sin que quede huevo, poniendo la lengüeta mirando hacia la pared y comprobar que los lados largos de la tabla están bien encajadas.
    12. Puede que tengas que aplicar un poco de presión para que las juntas queden perfectamente unidas y así con cada tabla y cada fila.
    13. Cuando llegues a la última fila, es posible que tengas que cortar el ancho de los tablones para que se ajusten a la habitación. Para ello, como en todos los proyectos de bricolaje, atiende al dicho “mide dos veces y corta una” para no desperdiciar madera.
    14. Por último, para un perfecto acabado coloca un perfil o rodapiés, que puede instalarse atornillado o pegar con adhesivo. Esto es especialmente útil para espacios en los que se requiere la junta de dilatación de la que hemos hablado antes porque aporta un acabado continuo y más estético.

Suelo laminado de maderaSi quieres ver paso a paso cómo se hace, puedes ver este vídeo tutorial sobre cómo instalar un suelo laminado.

Cambiar el suelo es una manera de llenar de madera tu hogar, pero hay otras formas más baratas que además podrían ir más acordes con el estilo de tu hogar como revestir las paredes o poner un friso o a través de los muebles, encimeras y puertas del hogar, temas que trataremos en futuros post, así que ¡permanece atento!

Cuéntanos tus experiencias, consulta tus dudas en el foro y ¡anímate a hacer tu casa más confortable con suelos de madera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.